El jueves 21 de enero, el tipo de cambio interbancario alcanzó un nuevo máximo histórico de $ 18.71 por dólar; si bien al final de la semana, el peso mexicano se recuperó parcialmente, en lo que va del 2016 acumula una depreciación de casi 9%

Existe el consenso entre las autoridades y los analistas del mercado cambiario, en el sentido de que el castigo sobre la divisa mexicana ha sido excesivo y de que el peso debería recuperar terreno de forma moderada hacia fines del 2016 los economistas de Banamex anticipan un tipo de cambio interbancario de $18.00 por dólar para el cierre del año. Sin embargo, para las próximas semanas, existen factores de riesgo que juegan en contra de la estabilización del mercado cambiario y que pueden llevar a la paridad cambiaria hacia los $19.50 pesos por dólar en las próximas semanas; a saber:

1. El ciclo alcista en las tasas de la Reserva Federal de los EU. El próximo 27 de enero, se llevará a cabo la primera reunión del año del Comité de Operaciones de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC). Existe una alta probabilidad de que no haya cambios en la tasa de referencia en esta ocasión, debido al contexto de alta volatilidad global, así como por el discurso de gradualidad que reiteró el FOMC durante todo el 2015. De hecho, los futuros de la tasa de referencia de la Fed anticipan que el siguiente incremento podría ocurrir hasta julio próximo. No obstante, a raíz del fortalecimiento del empleo en EU, nuestros analistas de Citi esperan tres incrementos en la tasa de la Fed; el primero de ellos en marzo, lo que será una factor de fortalecimiento del dólar de cara a esa fecha.

2. El continuo descenso en los precios del petróleo. En las primeras semanas del año, los precios de los crudos marcadores WTI y Brent han acumulado caídas superiores a 20%, para cotizar alrededor de los 30 dólares por barril la mezcla mexicana de petróleo cotiza alrededor de 9 dólares por debajo del WTI. Los resultados más recientes de la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por su sigla en inglés) muestran que los inventarios de petróleo crudo y de sus productos se encuentran en máximos, al menos de los últimos 25 años, con un comportamiento ascendente que no se ha detenido desde febrero del 2014 (poco antes de que iniciara la tendencia bajista en el precio del crudo). Dada la persistente sobreoferta de crudo en Estados Unidos, la reciente entrada de Irán al mercado, y la menor demanda por la atonía de la economía mundial, es posible que el descenso de los crudos marcadores WTI y Brent continúe hacia un rango de entre 20 y 25 dólares por barril.

3. La importancia del peso en los mercados cambiarios internacionales. El peso es la única divisa de un país emergente que alcanza niveles de operación profundidad del mercado suficientes para atender las órdenes de compra y venta en los mercados internacionales. Esta amplia liquidez de la divisa mexicana, que en sí misma es una virtud, resulta inconveniente ante una masiva recomposición de portafolios en favor de activos denominados en dólares de los EU.

México presenta puntos a favor, como finanzas públicas ordenadas, un saldo creciente de Inversión Extrajera Directa y, a lo largo del 2015, la reactivación de su mercado interno a través de tasas significativas y consistentes de crecimiento en el consumo durante todo el año. Estos factores sustentan las expectativas de una eventual recuperación de la divisa mexicana. Sin embargo, en estos momentos, los mercados están dejando en segundo término la racionalidad de los argumentos fundamentales, en una lógica de extrema aversión al riesgo. En este contexto, es previsible que continúen las presiones sobre la paridad cambiaria en las próximas semanas, a menos que el próximo jueves 27 de enero, la Reserva Federal de EU envíe un claro mensaje de suspensión, por varios meses, de las alzas en su tasa de referencia, esta alternativa no es el escenario base.

*El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal.? Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.