China impuso una amplia reestructuración a Ant Group de Jack Ma, el conglomerado de tecnología financiera, cuya oferta pública inicial récord de 37,000 millones de dólares fue frustrada por los reguladores en noviembre, lo que subraya la determinación de Pekín de controlar a sus gigantes de Internet.

Las acciones del gigante del comercio electrónico Alibaba, en Nueva York subieron 9.27% tras el anuncio, porque los inversionistas celebraban el fin de la incertidumbre.

La revisión, en la que se está trabajando desde hace varios meses, incluye la transformación de Ant en un holding financiero, una medida que se espera que limite su rentabilidad y valoración mediante la reducción de algunos de sus negocios no regulados.

La noticia se conoce dos días después de que Alibaba Group Holding, de la que Ant es filial, recibió una sanción antimonopolio récord de 2,750 millones de dólares, en un momento en que China refuerza los controles sobre la floreciente "economía de plataformas".

La revisión, dirigida por el Banco Central de China, somete a Ant a una supervisión regulatoria y a requisitos de capital más estrictos, y le obliga a cortar los vínculos entre su popularísima aplicación de pagos Alipay y sus otros negocios, lo que se consideraba una ventaja por la gran cantidad de información de clientes de Alipay.