EIG, un fondo global de inversión especializado en el sector energético, quiere seguir capitalizando las oportunidades de negocio de este nicho en México y en el mundo, por lo que ya tramita un Certificado de Proyectos de Inversión (Cerpi) en el mercado de valores mexicano.

Aunque aún no ha revelado el monto de los recursos que planea levantar, pretende llevar a cabo la oferta en el transcurso del cuarto trimestre de este año.

Los recursos que capte con el Cerpi a través de su filial EIG Global Energy México, junto con fondos de un vehículo de inversión paralelo, serán para invertir en el sector de energía en 10% en México y el resto en otros países.

“El fideicomiso se enfocará principalmente en deuda híbrida respaldada por activos y capital estructurado en el sector energético así como en proyectos o en compañías de infraestructura relacionados con dichas inversiones a nivel mundial”, explica EIG.

Añade que a través de la emisión del Cerpi ofrece a inversionistas locales la oportunidad de acceder a inversiones alrededor del mundo en sectores específicos, como exploración y producción de petróleo y gas, ductos, almacenamiento y transporte, generación de energía convencional y renovable, así como en trasmisión y distribución de energía.

Fuertes inversiones

De acuerdo con los documentos presentados a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el fondo de inversión expuso que, para el 2040, se requerirán 19.3 billones de dólares de inversión global en el sector eléctrico para satisfacer la demanda de generación en el mundo y actualmente hay más de 700 proyectos de infraestructura energética en etapa de desarrollo a escala mundial.

Añade que “la postergación o cancelación de 1 billón de dólares de inversión global en activos para exploración y producción entre el 2015 y el 2020, por la caída de los precios del petróleo en noviembre del 2014, afectará la producción de petróleo y gas en los próximos años y sentarán las bases de la recuperación de precios necesarias para soportar futuras inversiones en el sector energético”.

En México, con la reforma energética, explica, se han abierto oportunidades. Tan sólo Pemex ha identificado más de 160 proyectos de exploración y producción (upstream) bajo el esquema de asociaciones público-privadas.

A ello se suma que más de 3.7 gw de plantas eléctricas de combustóleo se convertirán a gas natural y se esperan alrededor de 15.5 gw adicionales generados en plantas de ciclo combinado.

EIG tiene una trayectoria de 36 años de inversión en el sector energético a nivel mundial, con un capital invertido superior a los 26,300 millones de dólares que se han destinado a más de 320 inversiones alrededor de 36 países. Tiene oficinas en la Ciudad de México, Hong Kong, Londres, Sydney, Seúl y Río de Janeiro.

La firma ha invertido capital en proyectos de empresas como Abengoa, Petroleum, Chesapeake Energy, Invenergy, Petrobras, Plains Exploration y Rice Energy, entre otras.


judith.santiago@eleconomista.mx