El presidente de la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra), Luis Gutiérrez, consideró que el Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) es el vehículo ideal para financiar, en una primera etapa, los proyectos de desarrollo inmobiliario vinculados al Tren Maya en el sureste de México.

Manifestó que por las características de los fideicomisos de inversión y bienes raíces (fibras) podrían funcionar en una segunda etapa, ya que son vehículos financieros que primordialmente se enfocan en activos o inmuebles estabilizados y maduros, que ya están generando rentas estables.

“Hay muchos instrumentos de capital privado, como los CKDs, que pudieran estar más orientados, sobre todo, a la primera etapa de la inversión, pero los fibras sí los veo en una segunda etapa”, manifestó el presidente de la Amefibra, que agrupa a 14 fideicomisos inmobiliarios que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores.

Luis Gutiérrez explicó que si bien los fibras son vistos como una opción de inversión, en este tipo de proyectos, por el riesgo que implica toda la etapa de desarrollo, hay otros vehículos más idóneos.

En la primera etapa

“Los CKDs abren camino porque tienen riesgo y los fibras están diseñados para tener menor riesgo, porque tienen rentas y cuando tienes un inmueble que ya se construyó, ya no tienes riesgo de construcción, y cuando tienes clientes, ya no tienes el riesgo de comercialización”, reiteró el también director general de Prologis.

Dijo que, debido a que todo proyecto inmobiliario y de infraestructura tiene como objetivo ser un detonador de desarrollo económico en las regiones, consideró que seguramente el Tren Maya generará polos de desarrollo y propiciará las inversiones en diferentes sectores inmobiliarios como vivienda, comercial, turístico y algo de industrial.

El Tren Maya es uno de los proyectos más emblemáticos de la actual administración federal.

Su construcción implicará una inversión estimada de entre 120,000 millones de pesos y 150 millones de pesos, correrá a lo largo de 1,500 kilómetros y contará con 15 estaciones que conectarán a los estados de Campeche, Chiapas, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo.

Rogelio Jiménez Pons, director general de Fondo Nacional de Fomento al Turismo, explicó que el Tren Maya se financiará bajo el esquema de Asociación Pública Privada, mientras que el desarrollo inmobiliario que se detone en torno al proyecto ferroviario se analiza si se hará vía fibras o CKDs.

Actualmente, dijo el funcionario, están buscando asociación con ejidatarios y conformando un fideicomiso de tierra.

[email protected]