La Comisión Federal de Electricidad (CFE), la segunda empresa más grande del Estado mexicano, está de regreso en el mercado, pero ahora en el local, para hacer una colocación de bonos por un monto de hasta 7,500 millones de pesos.

La venta de los títulos de deuda está planeada para el próximo 7 de noviembre en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La emisión se realizará en tres tramos, con plazos de liquidación de 2.3, siete y 10 años.

Las tasas que ofrecerá serán fija, variable y en Unidades de Inversión, detalló la emisora en una presentación a inversionistas.

Sin embargo, la CFE no reveló en el documento el uso que hará de los recursos de la oferta, aunque en la Propuesta Global de Financiamiento 2019 detalló que las emisiones que realice serán para refinanciar sus pasivos y para capital de trabajo.

“En lo que respecta a necesidades de financiamiento para capital de trabajo, el nivel de endeudamiento neto proyectado para el ejercicio 2019 asciende a 19,750 millones de pesos”, dicta el texto.

Pero agrega que, junto con las amortizaciones que prevé por 7,910 millones de pesos, sus necesidades de captación suman alrededor de 27,660 millones de pesos, equivalentes a 1,376.12 millones de dólares estadounidenses.

Aunado a lo anterior, el financiamiento para obra pública financiada resulta en necesidades por otros 24,569.1 millones de pesos (equivalentes a 1,222.3 millones de dólares), aproximadamente.

Las emisiones que la CFE se propone hacer el siguiente mes corresponden a la quinta, sexta y séptima ofertas que realizará bajo un programa autorizado el 23 de febrero del 2016, por un total de 100,000 millones de pesos.

Las casas de Bolsa BBVA y Scotia Inverlat fungen como intermediarios colocadores líderes de la oferta de la CFE.

Emisor recurrente, junto con Pemex

La CFE es un emisor recurrente de deuda en el mercado mexicano y extranjero. Incluso en este año ya echó mano del financiamiento barato del extranjero, cuando en julio emitió 615 millones de dólares, con un rendimiento al vencimiento de 5% anual.

La emisión tuvo un doble listado, tanto en la Bolsa de Taipei como en la de Luxemburgo.

Los bonos internacionales, que tienen vencimiento a 30 años con amortizaciones anuales, fueron colocados entre inversionistas de Taiwán, Hong Kong y Reino Unido, así como de Singapur.

Los recursos se utilizarán para financiar proyectos de infraestructura.

La empresa productiva del Estado enfrenta una endeble situación financiera. De hecho, es la segunda empresa más endeudada en la BMV, sólo detrás de la petrolera mexicana, Petróleos Mexicanos (Pemex).

La deuda de la compañía eléctrica del Estado sumó 18,280.1 millones de dólares al segundo trimestre de este 2019.

Las tres principales firmas calificadoras de crédito en México —Standard & Poor’s, Moody’s Investor Service y Fitch Ratings— mantienen las calificaciones “AAA” para la deuda interna y “BBB+” para la externa productora de energía eléctrica, según información de la propia CFE.

Sin embargo, su credencial de crédito a escala global fue recortada por Fitch Ratings a “BBB” desde el previo “BBB+”, al mismo nivel que la nota del soberano mexicano, y muy cerca de caer en escala especulativa, por lo que debería ser más difícil colocar deuda entre los inversionistas.

La CFE es la empresa productiva del Estado responsable de suministrar la energía eléctrica en México, pues cuenta con los derechos exclusivos de transmisión y distribución de la electricidad.

Genera alrededor de 76% de la energía eléctrica que se consume en México; 24% restante es producido por autoabastecedores y cogeneradores privados a lo largo de todo el país.

La capacidad total instalada de la comisión fue de 56,175 Megawatts  hasta junio pasado, y sus líneas de transmisión y subtransmisión fueron de 109,525 kilómetros, gran parte de ellas está compuesta de líneas de fibra óptica.

La empresa productiva del Estado atiende a 43.96 millones de clientes, y generó ingresos por 259,200 millones de pesos en los primeros seis meses de este 2019.

Aprovechan momento

De acuerdo con especialistas del mercado de deuda privada en México, en esta última parte del año las compañías mexicanas están aprovechando este momento en que la ventana de crédito ha comenzado a abrirse.

Grandes empresas que cotizan actualmente en la Bolsa mexicana, tales como operadoras de restaurantes y cafeterías bajo marcas como Vips, Starbucks, entre otras, y Grupo México Transportes, la división ferroviaria del conglomerado Grupo México, han desfilado por este mercado, logrando obtener 10,000 y 7,800 millones de pesos, de los mayores montos levantados en el mercado de deuda local.

Otros emisores de deuda son Grupo Elektra y Grupo Palacio de Hierro, con recaudaciones de 5,000 millones de pesos cada uno.

También el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) salió al mercado de deuda en medio de una fuerte volatilidad, lanzando una oferta por 10,000 millones de pesos, dividida en tres tramos, dos de los cuales fueron emisiones sustentables.

Otra colocación fue la del Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, que obtuvo la misma cantidad de recursos por la venta de bonos en el mercado de deuda local.

[email protected]