Fitch Ratings puso en revisión con perspectiva negativa la calificación “BBB+” de los bonos por 6,000 millones de dólares emitidos por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México en 2016 y 2017, ante la incertidumbre que causará la cancelación de la terminal aérea en Texcoco.

La construcción de dos pistas en Santa Lucía, ampliación del Aeropuerto de la Ciudad de México y la de Toluca generarán escenarios adversos para la calidad crediticia del Grupo Aeroportuario.

La calificadora indicó que una vez que el nuevo gobierno asuma el poder el próximo 1 de diciembre, comenzará a negociar con los tenedores de bonos y los constructores, lo que tomará meses.

“El momento es incierto y el alcance del impacto en los tenedores de los bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) dependerá de las decisiones del gobierno, que no se conocen en este momento”, indicó.

Indemnizacióin

En un escenario de default, Fitch explica que el gobierno mexicano tendría que pagar una indemnización a los inversionistas por el pago adelantado de la deuda.

Expone que existen varios escenarios en los que la actitud del gobierno y de los tomadores de los bonos decidirá el destino de los recursos.

Otro posible escenario es que no se tenga el respaldo o la intervención del gobierno, lo que probablemente llevaría a un incumplimiento de pago.

En este supuesto, la totalidad de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) se usaría para pagar la deuda, sin embargo, el capital y los intereses podrían reembolsarse en aproximadamente 15 años.

Fitch considera que la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco limitaría el potencial de crecimiento en el tráfico del aeropuerto en la Ciudad de México.

El miércoles, S&P Global Ratings colocó la calificación de deuda de ‘BBB+’ del Fideicomiso Aeropuerto de Ciudad de México en Revisión Especial Negativa por planes de cancelar construcción del nuevo aeropuerto y la incertidumbre que eso conlleva.

[email protected]