La Bolsa de Brasil, con su índice Bovespa, aunque está ante un 2018 electoral, su desempeño puede ser favorecedor.

Históricamente, el Bovespa —principal índice accionario— se ha visto presionado en época electoral.

En el 2010, cuando ganó Dilma Rousseff, el índice apenas subió 1.04 por ciento. En el 2014, cuando Rousseff logró la reelección, el Bovespa presentó una baja de 2.91 por ciento.

Para el 2018, la historia puede ser distinta. Bank of America Merrill Lynch prevé que el índice logre las 85,000 unidades, aunque Santander tiene una proyección de 90,000 puntos para el Bovespa, lo que implicaría un rendimiento de 17.80% desde su última sesión del 2017.

“El mercado brasileño tuvo una época muy dura posterior al Mundial (...) la inestabilidad política por la destitución de Dilma Rousseff pesó. Ahora, por cuestión de elecciones, veo al mercado brasileño superar al mexicano este año”, dijo Luis Garinian, portfolio manager de Marlin Investment Group, firma de inversión.

No todo es positivo. “La noticia más importante (la semana pasada) en Latinoamérica fue la reducción en la calificación crediticia a los bonos soberanos de Brasil por parte de la calificadora S&P Global; se alejó del grado de inversión, al pasar de ‘BB’ a ‘BB-’.

Aun así, el Bovespa logró un alza en la semana de 1.1% en dólares”, detalló Citibanamex, a través de Panorama Bursátil.

Energéticos impulsan

La Bolsa de Colombia y la de Chile han tenido desempeños desiguales en época de elección presidencial. Mientras el Colcap, de Colombia, aumentó en el 2010 y retrocedió en el 2014, el IPSA chileno cedió en el 2013 y avanzó en el 2017.

La debilidad del dólar, desde finales del 2016, ha permitido el incremento en los precios de las materias primas. Con ello, los precios del cobre y petróleo —por mencionar algunos— tuvieron alzas de doble dígito el año pasado y dieron como ganadores a algunas bolsas de valores como la colombiana y chilena.

El WTI tuvo un alza superior a 10% en el 2017. El índice Colcap, con exposición al energético, ha aumentado 31.09% desde finales del 2016 a la fecha.

Se ubicó en 1,513.76 unidades.

El metal rojo tuvo un incremento de 31.31% el año pasado. El IPSA, cerró la sesión en 5,745.95 puntos, máximo histórico. Desde finales del 2016 hasta el 15 de enero, el índice presenta un alza de 38.41 por ciento.