El principal indicador de la Bolsa accionaria de São Paulo (Bovespa) en el 2016 tuvo su mejor comportamiento de los últimos años, al registrar una ganancia en dólares de alrededor de 55.3%, sustentada por el incremento en reales de 37.46% y apreciación de su moneda de 17.8 por ciento.

El año pasado el Bovespa tuvo un comportamiento positivo, al pasar de una cifra de inicio del 2016 de 43,349 puntos a 59,588 unidades, implicando un avance cercano a 40%, derivado básicamente de las expectativas que generó la nueva administración del gobierno de Michel Temer.

Sin embargo, el indicador venía de tres años de bajas consecutivas, sobre todo en el 2013 que registró una caída del 15.5% en moneda local, mientras en el 2014 mostró un ajuste a la baja de 2.9% y en el 2015 presentó una contracción del 13.3 por ciento.

El desplome del principal indicador de la Bolsa brasileña viene acompañado con la entrada en recesión de la economía de Brasil en el 2015 y el 2016, con bajas en el PIB de 3.8 y 3.5%, respectivamente, y 0.5% de crecimiento de la actividad económica para el 2014.

Corrección

El director de análisis y estrategia de BX+, Carlos Ponce Bustos, comentó que la apreciación de la divisa de Brasil ha ayudado mucho al ejercicio de la Bolsa de Brasil en dólares, donde el año pasado dio un importante rendimiento.

El especialista afirmó que otro punto sobresaliente es que la Bolsa de Brasil viene de un proceso de corrección importante de años anteriores, en cierta manera sus complicaciones, no sólo vienen de orden económico, sino de impositivo y estructural.

Explicó que una condición recurrente en los mercados de acciones, es que suelen tener sobre reacciones en ambos sentidos, es muy probable que los títulos de algunas empresas en particular en el momento hayan existido correcciones.

Ponce destacó que una vez que los inversionistas reconocen la baja, regresan al mercado y participan, aunque aparentemente el tema de la economía pareciera que todavía no es favorable .

El experto dijo que los inversionistas los asocian como una oportunidad para comprar títulos de empresas que han caído de manera importante, sobre todo aquellas exportadoras, y eso pudiera explicar también la recuperación de la bolsa brasileña.

Por su parte, el analista económico senior de CIBanco, James Salazar apuntó que la recuperación de la Bolsa brasileña se explica en parte por expectativas, principalmente porque ha mejorado la confianza después de dos años de recesión una de casi cero crecimiento.

La confianza entre inversionistas tanto nacionales como extranjeros ha mejorado, sobre todo a raíz del cambio político, de la destitución de presidenta Dilma y las medidas económicas anunciadas por el nuevo presidente Michel Temer .

El especialista indicó que las nuevas medidas van encaminadas fundamentalmente para mejorar las finanzas públicas de Brasil, lo cual ha beneficiado al mercado bursátil, el de divisas y al Banco central le ha permitido reducir su tasa de interés, aunque sí estando por arriba del 10 por ciento.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx