La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) acumuló una ligera ganancia semanal de 0.17%, con lo que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se ubicó en 45,613.21 unidades.

Del 18 al 22 de abril, el principal indicador accionario avanzó en dos sesiones y tuvo tres de retrocesos.

Los mercados mantuvieron su enfoque la semana pasada en datos económicos internacionales, así como en un mayor número de reportes corporativos, al primer trimestre del año, tanto en Estados Unidos como en México, así como en el desempeño de los precios del petróleo, después de la reunión de Doha del domingo 17 de abril.

Esta semana, los inversionistas estarán a la espera del anuncio de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, además de que se espera un mayor número de reportes corporativos.

Todos los sectores registrados en la BMV terminaron la semana de forma mixta; el mayor avance lo tuvo telecomunicaciones, con 1.21%; mientras que el principal descenso lo tuvo el ramo industrial, con 1.64 por ciento.

Wall Street, estable

La Bolsa de Nueva York cerró casi plana el viernes, tras decepcionantes resultados trimestrales de Microsoft y Alphabet, que golpearon a las acciones tecnológicas, contrarrestando un alza de los precios del petróleo que dio impulso al sector energético.

El sector tecnológico del S&P cayó 1.9%, su peor descenso desde comienzos de febrero, presionado por pérdidas de 2.5% en Facebook y de 1.03% en Intel.

Las acciones de Microsoft bajaron 7.1% y las de Alphabet -matriz de Google- perdieron 5.41%, porque los inversionistas castigaron a ambas compañías por incumplir las estimaciones de utilidades e ingresos trimestrales.

Wall Street tiene bajísimas expectativas para los resultados trimestrales que las compañías reportan estas semanas.

Las compañías que integran el índice S&P 500 informarían de una caída de sus ganancias, en promedio, de 7.1 por ciento.

Hasta el momento, 77% de las ganancias del primer trimestre ha excedido las expectativas, un porcentaje superior a la tasa de 63% de un trimestre típico.

Los precios del petróleo subieron más de 1%, por señales de un fuerte consumo de combustibles en Estados Unidos, un declive de la producción hidrocarburífera en todo el mundo y una interrupción de bombeo en yacimientos.

El promedio industrial Dow Jones ganó 0.12% y cerró en 18,003.75 unidades, mientras que el S&P 500 subió a 2,091.58. En cambio, el índice NASDAQ Composite terminó con una caída de 0.80%, a 4.906,228 unidades.

Ocho de los 10 principales sectores del S&P subieron, con un alza de 1.33% en el de energía. En la semana, el Dow Jones subió 0.6% y el S&P 500 ganó 0.5%, mientras que el NASDAQ perdió 0.6 por ciento.

En Europa, las principales bolsas de Valores concluyeron con pérdidas, arrastradas por una caída de las acciones en el sector automotriz, que se suscitó por temores a que pueda extenderse el escándalo de las emisiones de automóviles.

Las acciones de la alemana Daimler AG se desplomaron este viernes 5.1%, después de que informó que está revisando su proceso de certificación de emisiones en Estados Unidos, a petición del Departamento de Justicia de ese país.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 cerró extraoficialmente con una caída de 0.5%, a 1.370,41 puntos, extendiendo el retroceso de 0.3% de la sesión previa.

Pese a las pérdidas, el índice encadenó su segunda semana consecutiva con ganancias. (Notimex y Reuters)

valores@eleconomista.com.mx