El BBVA, segundo banco español, registró un beneficio neto de 701 millones de euros (unos 834 millones de dólares) en el segundo trimestre, un alza del 10% respecto al mismo periodo del año anterior, pese al coste de su plan para suprimir 2,900 empleos.

Este resultado neto supera con creces las expectativas de los analistas consultados por el proveedor de información financiera Factset, que preveían de media una ganancia de unos 349 millones de euros.

BBVA desembolsó 696 millones de euros durante este trimestre para financiar un amplio plan de supresión de empleos y de cierre de agencias en España con el que pretende hacer frente a la creciente digitalización del sector bancario, donde se hacen cada vez menos transacciones en las oficinas.

El banco anunció en abril su intención de suprimir 3,800 empleos, lo que supone el 16% de su plantilla, levantando un fuerte rechazo nacional.

La cifra fue finalmente reducida hasta los 2,935 puestos tras las negociaciones con los sindicatos, mientras que 480 agencias serán cerradas.

BBVA estima que con este proceso logrará ahorrarse 65 millones de euros antes de impuestos en 2021 y 250 millones de euros anuales a partir de 2022.

En el total del primer semestre, el beneficio neto de BBVA alcanzó los 1,900 millones de euros (unos 2,260 millones de dólares), mientras que el banco registró pérdidas de casi 1,200 millones de euros en el mismo periodo de 2020, debido a las depreciaciones de activos realizadas para enfrentar el impacto económico del Covid-19.