BBVA ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para despedir a 2,935 empleados en España, alrededor del 12% de su plantilla bancaria en su mercado doméstico, dijo el martes el sindicato Comisiones Obreras (CCOO).

En abril, BBVA dijo que inicialmente planeaba recortar 3,798 puestos de trabajo y cerrar 530 sucursales, casi una cuarta parte de sus oficinas, para adaptarse a un cambio de los clientes hacia la banca online.

El martes, un portavoz de CCOO dijo que el prestamista también había acordado reducir el número de sucursales afectadas a 480. El BBVA declinó hacer comentarios.

CCOO agregó que algunas de sus demandas, como la aplicación de cualquier recorte a través de despidos voluntarios, se cumplieron. En virtud del acuerdo, unos 210 empleados también podrán solicitar una baja incentivada.

La semana pasada, el BBVA se mostró abierto a reducir el número de despidos por debajo de los 3,000, según CCOO, tras una jornada de huelga de miles de sus empleados, en lo que fue el primer paro laboral de un banco nacional en 30 años.

A finales de 2020, el banco contaba con unas 2,480 sucursales en España y 23,300 empleados en su negocio principal.

El personal de los bancos españoles ha realizado recientemente protestas contra los planes de cinco entidades de crédito de recortar unos 18,000 puestos de trabajo.

El lunes Caixabank, que ha comprado Bankia para crear el mayor prestamista nacional de España, y los sindicatos decidieron prolongar sus negociaciones sobre el recorte de unos 7,600 puestos de trabajo.