Barclays lanzó un mensaje de confianza sobre la evolución de los mercados en medio de la tormenta desatada por el coronavirus.

En su último informe de renta variable europea, destacó que en plena escalada de la aversión al riesgo los mercados han vivido fuertes entradas de capital y han visto a los fondos de cobertura aumentar su exposición a lo largo del último mes.

Con la rentabilidad de los bonos de nuevo en zona de mínimos, la “ausencia de alternativas” podría llevar a los inversionistas a aprovechar las últimas caídas para reactivar sus compras, aunque de manera más comedida que en ocasiones anteriores.

Entre los sectores de la renta variable europea que mayor resistencia han ofrecido al último vendaval bajista destaca el de las energías renovables. “A pesar de los últimos episodios de aversión al riesgo, el apetito por las inversiones environmental, social and governance apenas se ha resentido”.

El creciente foco hacia las inversiones socialmente responsables ha multiplicado el lanzamiento y el éxito, de los fondos cotizados (ETF) que se rigen por los criterios de responsabilidad social corporativa. Barclays enmarca esta situación en un contexto de “fiebre repentina” por la exposición a este tipo de inversiones.

El creciente apetito por las inversiones verdes ha disparado las inversiones hacia los fondos socialmente responsables. Esta tendencia ha continuado en febrero, a pesar de las turbulencias por el coronavirus, gracias en parte a la creciente notoriedad que genera su comportamiento especialmente favorable.

Dentro de este segmento, los analistas de Barclays llaman la atención sobre la demanda “especialmente pronunciada” que están teniendo las empresas y los ETF con mayor exposición a la “revolución verde”.

Índices sectoriales como el Stoxx Europe Total Market Renewable Energy Equipment o el Stoxx Europe Total Market Alternative Energy acumulan revaloraciones próximas a 25% en los 12 últimos meses, un porcentaje que triplica la subida en el mismo periodo del paneuropeo Stoxx600 (+8 por ciento).

El auge de los ETF de inversión socialmente responsable está detrás de ese rally generalizado en el sector. Barclays destacó que “los ETF de energías limpias o renovables han recibido unas entradas de dinero superiores incluso al espectro más amplio de los fondos de inversiones socialmente responsables, y su comportamiento ha sido particularmente favorable, aumentando la inquietud sobre la gestación de una potencial burbuja verde”.

La firma británica incorpora en su informe un llamamiento a la cautela, al señalar que las valoraciones de las empresas más beneficiadas por esta fiebre inversora por la revolución verde se están encareciendo hasta niveles que en algunos casos no están respaldados por los fundamentales.