Sao Paulo - El real de Brasil cerró prácticamente estable este viernes por una intervención del Banco Central que logró detener su apreciación, tras una jornada que había comenzado con un avance de casi 1% de la moneda por unos comentarios del ministro de Hacienda, Guido Mantega.

El real cerró con una depreciación de 0.05% a 1.9730 unidades por dólar, manteniendo su máximo desde el 11 de mayo del 2012. Osciló entre 1.9510 y 1.9795 durante la rueda.

Mantega había dicho el jueves por la noche en una entrevista con Reuters que el Gobierno no permitiría que el real suba hasta las 1.85 unidades por dólar, lo que llevó al mercado a probar nuevos máximos para tratar de detectar cuál sería el límite tolerado por el Banco Central.

El mismo Banco Central indicó tras una intervención cerca del mediodía que el nuevo techo podría ser 1.95 unidades.

La entidad realizó una subasta de swaps cambiarios reversos, que equivalen a la venta de dólares en el mercado a futuro. La autoridad no realizaba ese tipo de intervenciones desde finales de octubre.

Para algunos analistas, la intervención del Banco Central también buscó eliminar el exceso de volatilidad.

Ellos (los miembros del Banco Central) parecen estar haciendo dos cosas: una es intentar desacelerar la apreciación del real, pero también parecen estar poniendo un límite de 1.95 reales por dólar, por lo menos por ahora", dijo Enrique Alvarez, estratega jefe para América Latina de IDEAglobal, en Nueva York.

El techo de esa nueva banda informal, según operadores, es de 2 reales. Durante gran parte del año pasado, el real operó en un rango estricto de 2 a 2.10 unidades por dólar.

El mercado ha apostado recientemente a que las autoridades brasileñas usarán el tipo de cambio como herramienta de contención de la inflación, pero el Gobierno ha rechazado esa alternativa.

Tras la publicación el jueves del índice IPCA de enero, el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, afirmó que la inflación seguirá presionada y que debería mantenerse a una tasa de 6% a 12 meses durante el primer semestre del año, muy cerca del techo del objetivo oficial, de 6.5 por ciento.

ros