Según nuestro índice de seguimiento, el mercado de bonos M presentó un avance de 0.77% durante la semana pasada y elevó a 4.93% las ganancias acumuladas por estos instrumentos en lo que va del año; dichas ganancias equivalen a una tasa anualizada de 14.87 por ciento.

Al interior de este avance general se observaron movimientos diferenciados:

1. Desempeños semanales inferiores de 0.10 y 0.43% en la parte corta y media de la curva, probablemente por los fuertes descensos registrados en las cuatro semanas previas al anuncio de política monetaria de Banxico (27 de abril).?

2. Los bonos con vencimiento entre cinco y 10 años, y de más de 10 años registraron significativas ganancias semanales de 1.0 y 1.34%, respectivamente, apoyados por la mejoría en las previsiones de inflación y por el aumento del diferencial entre las tasas de la parte corta y larga de la curva de rendimientos. ?

Para las próximas semanas crece la posibilidad de un escenario de volatilidad con sesgo alcista en el tipo de cambio y en las tasas de bonos M, originado por los siguientes factores:

1. La información reciente sobre la economía de Estados Unidos (nómina no agrícola e índice ISM no manufacturero) presenta una desaceleración en comparación con el ritmo de recuperación económica observado en el primer trimestre del año.?

2. En Europa, aumentan los indicadores que reflejan el inicio de una recesión económica en varios países. Además, se llevaron a cabo los procesos electorales para la Presidencia de la República Francesa y para el Parlamento en Grecia, donde las opciones de izquierda triunfaron; lo anterior, genera preocupaciones en torno del compromiso de Francia con la disciplina fiscal requerida y de Grecia con el cumplimiento de los términos acordados en su plan de rescate.

Ante el contexto antes descrito es posible que las tasas de rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos continúen cotizando por debajo de 2% anual.

Bajo esta coyuntura y con la posibilidad de observar en las próximas semanas un ajuste a la alza de la curva de rendimientos de bonos M, una eventual alza de las tasas locales puede representar una interesante oportunidad de entrada para inversionistas locales y extranjeros si se toman en cuenta los favorables fundamentos macroeconómicos de México, la mejoría en las perspectivas de inflación hacia delante y la posibilidad de que el proceso electoral que se vivirá en los próximos meses culmine con un nuevo gobierno capacitado para alcanzar reformas estructurales; bajo estas premisas, las tasas de largo plazo tenderían a converger a magnitudes inferiores a las actuales.

*El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.