Ante la incontable cantidad de noticias que impactan cada día, positiva o negativamente, en el desempeño de los mercados financieros, el multimillonario inversionista Warren Buffett tiene una máxima: invertir en plazos largos. Pero para hacerlo de forma correcta no basta con poner el dinero en cualquier parte. Él elige con base en un indicador.

La lógica de Buffett para invertir en largos plazos se basa en su opinión sobre las operaciones de intradía y en otra de sus conocidas máximas para ganar dinero: no perderlo. Él afirma que las noticias y los movimientos de los mercados en cortos periodos son sólo ruido dentro de una tendencia larga y más segura.

En resumen, su opinión es que los valores tienden a subir o bajar de forma paulatina, mientras que en el proceso se presentan caídas o alzas intermitentes y la clave es identificar cuál es esa dirección de largo plazo. Fue por este motivo que la llamada ratio de Buffett se convirtió en un factor determinante para sus decisiones de inversión.

¿Qué es la ratio de Buffett?

Para comenzar, una ratio es una relación entre dos cifras que permite realizar la comparación de esos dos valores. La ratio de Buffett es un porcentaje y las magnitudes que compara son la capitalización bursátil de un país contra su Producto Interno Bruto (PIB). Esta relación permite entender cuál es la dirección del mercado.

De acuerdo con Buffett, que es conocido en el mundo de las inversiones como “El Oráculo de Omaha”, si la relación de capitalización bursátil como porcentaje del PIB cae debajo de 70% u 80% es muy probable que los mercados entren en una etapa fuerte de compras, mientras que un porcentaje por encima de 115% indica sobrevaloración.

La ratio de Buffett se basa en una idea: si la capitalización total del mercado accionario es demasiado baja, el exceso de capital en la economía debería llenar la brecha. Por otra parte, una capitalización sobre 100% en su relación con el PIB significa que las acciones se están valorando más que la riqueza que representan.

¿En dónde está Wall Street?

Los datos del reporte de 2018 de la Federación Mundial de Bolsas de Valores (WFE por su sigla en inglés) muestran que en 2018 la Bolsa de Nueva York, con cerca de 23 billones de dólares en capitalización de mercado, se ubicó como la más grande. El PIB estadounidense sumó 20.5 billones de dólares en 2018 (relación, 110 por ciento).

Justamente es Estados Unidos el país en el que es más común evaluar de esta manera si una bolsa está en sobrecompra o en sobreventa. Para cuantificar la capitalización de su mercado bursátil se toma el valor del índice Wilshire 5000, que agrupa a todas las empresas cotizadas estadounidenses de manera ponderada.

Con la subida a 33 billones que consiguió el mercado estadounidense en 2019, aún al alza y con nuevos récords, la relación de capitalización bursátil como porcentaje del PIB en Estados Unidos escaló a más de 150 por ciento. Lo mismo ocurrió en el año 2000, previo a la crisis de las empresas punto com, y en 2007, antes de la crisis por hipotecas subprime.

¿En dónde está la BMV?

El mismo reporte de la WFE de 2018 informó que en 2018 el valor de capitalización de la Bolsa Mexicana de Valores alcanzó 372,490 millones de dólares a noviembre, que apenas representó 30% del Producto Interno Bruto nacional. En 2019 el índice principal de la BMV, el S&P/BMV IPC, conformado por las 35 compañías de mayor liquidez del mercado, obtuvo un avance de sólo 4.56 por ciento.

El reporte anual de la BMV más reciente, también de 2018, ubica el valor por capitalización conjunto de las empresas del índice como 80.8% del valor del mercado accionario local. A diciembre, el valor por capitalización de estas 35 empresas sumó 6.45 billones de pesos. Al tercer trimestre de 2019, el PIB nominal fue de 23.96 billones de pesos.

¿Es aplicable este indicador a la BMV?

Gabriel Villela, operador para una casa de bolsa con estudios en Administración y Finanzas por la Universidad Panamericana, dijo que la ratio de Buffett es efectiva en Estados Unidos, pero no sería el método correcto para una bolsa como la mexicana. “El mercado local es muy pequeño en comparación y gran parte de las acciones se las quedan los dueños de empresas”, dijo.

Por ello, en casos como el de la bolsa local, algunos sitios de consejos financieros recomiendan tomar los principios de la ratio de Buffett para reducirlos a sectores o empresas, tomando en cuenta sus cifras históricas. Para Villela esto es también un error, pues las empresas cotizadas en México son muy dispares en cuanto a sus tamaños y representatividad.

“Hay pocos sectores en que este indicador sería aplicable. Tenemos el de telecomunicaciones, el sector financiero y el de consumo. En prácticamente todos los demás sería un error”, dijo.

[email protected]