Berkshire Hathaway, la compañía dirigida por Warren Buffett terminó el 2019 con cifras positivas, pero se quedó corto si se compara el desempeño del año pasado con el de otros años.

Según publicó Business Insider este martes, las acciones de Berkshire Hathaway terminaron el 2019 con una ganancia de 11%, una cifra nada despreciable, pero el índice bursátil de Wall Street, el S&P 500 ganó 29 por ciento.

Se trató así, del peor año para el desempeño de Berkshire Hathaway desde el 2009, hace exactamente una década.

También, fue el tercer año consecutivo en el que Buffett no cerró ninguna transacción importante. Esa es una de las principales razones por las que el efectivo del fondo inversionista del millonario alcanzó la cifra de 128,000 millones de dólares, según reportó la compañía en sus resultados al tercer trimestre del 2019.

Tal cantidad de efectivo sin utilizar ha confundido a los analistas en Wall Street, quienes no saben por qué Buffett no emplea ese efectivo en inversiones o en recompra de acciones.

“No tenemos una idea clara de la estrategia de Berkshire Hathaway de acumular tanto efectivo”, dijo en una nota de análisis en noviembre del año pasado  la analista de CFRA, Catherine Seifert.

En su carta para accionistas en el 2018, Buffett escribió que cada vez se vuelve más difícil encontrar a grandes compañías para comprar.

“En los próximos años, esperemos utilizar el exceso de efectivo en inversiones inteligentes que se vuelvan permanentes para Berkshire Hathaway”, redactó Buffett.

Agregó que “los pocos prospectos que podríamos adquirir, no son buenos, pues los precios están por los cielos para inversiones a largo plazo”.

Hace tres años, la última

La última adquisición de Buffett fue en enero del 2016 y se trató de Precision Castparts, por 32,000 millones de dólares.

Sin embargo, el año pasado intentó adquirir a Tech Data, un distribuidor de tecnología, pero se negó a enfrascarse en una puja con Apollo Management.

Esta tradición de evadir las pujas por hacerse de empresas fue lo que alejó a Buffett de Tiffany & Co, la joyería de lujo, una oferta que realizó al final del 2019. Tiffany se acercó a Warren Buffett, después de que la otra empresa de lujo LVMH le hizo una oferta de adquisición.

Buffett se rehusó a contraofertar y LVMH se llevó a Tiffany por 16,200 millones de dólares en noviembre pasado.

Aparte de no tener ninguna compra reciente, algunos inversionistas están frustrados, porque Buffett tampoco ha utilizado sus 128,000 millones de dólares para recomprar sus acciones.

En el tercer trimestre del año pasado, por ejemplo, según Business Insider, citando al banco de inversión suizo UBS, Buffett recompró 700 millones de dólares en acciones de Berkshire Hathaway, cuando pudo haber adquirido 200 millones de dólares más.

“Originalmente habíamos pronosticado que Berkshire Hathaway recompraría 900 millones de dólares en acciones, en el tercer trimestre del 2019, pero nos sorprendió el hecho de que la compañía recompró menos acciones”, refirieron analistas de la firma suiza UBS.

Los inversionistas siguen rascándose la cabeza y lo seguirán haciendo, por lo menos, hasta que Berkshire Hathaway presente su informe al cuarto trimestre del 2019 en febrero.

[email protected]