El índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró el primer mes del 2016 en 43,630.77 puntos, lo que significó un avance mensual de 1.5% nominal.

Sin embargo, al considerar los efectos de la debilidad cambiaria del peso, el desempeño medido en dólares es negativo en 3.7% en enero de este año, indican datos del mercado.

La elevada aversión al riesgo generó fortaleza del dólar y pérdidas en la inversión de renta variable.

Incluso, las caídas de las bolsas del mundo son lideradas por la Bolsa de Shanghai que, bajo esta medición, retrocedió 18%, seguida por la Bolsa de Turquía con una pérdida de 17.2% y la bolsa de Milán, que cayó 13.7 por ciento.

Enero se caracterizó por contar con episodios de elevada volatilidad en los mercados. La debilidad de la economía en China y la caída drástica de los precios internacionales del petróleo provocaron una demanda por activos libres de riesgo que buscaron refugio en instrumentos vinculados al dólar; con ello, se fortaleció el precio del billete verde frente a casi todas las monedas del mundo.

Enero se caracterizó por un fuerte sentimiento de aversión al riesgo, lo que generó una elevada volatilidad en los mercados accionarios. El mes será recordado como uno de los peores inicios de año en la historia de los mercados financieros.

No obstante, las preocupaciones disminuyeron en los últimos días, debido a la especulación sobre nuevas medidas de estímulo en Europa y por la sorpresiva decisión del Banco Central de Japón de reducir la tasa que paga sobre las reservas de los bancos , explicó un análisis de Banorte–Ixe.

En la última jornada de enero, los mercados accionarios tuvieron un respiro al cerrar con ánimo, gracias al anunció del Banco Central de Japón de aplicar una tasa de interés negativa en los depósitos de los bancos de 0.1%, así como por el crecimiento de 0.7% en el PIB de Estados Unidos al cuarto trimestre.

Sin embargo, el saldo acumulado al final del mes es negativo para los principales índices bursátiles.

Emergentes, los más afectados

Las bolsas de Valores de las economías emergentes fueron las más afectadas por la incertidumbre de los inversionistas.

También destacó la caída de poco más de 10% en la actividad bursátil medida en dólares en Hong Kong y Argentina, así como la reducción de 9.1% en Brasil.

Pero no sólo los mercados emergentes se vieron vulnerables al reacomodo del portafolio de inversión de los capitales internacionales y a la fortaleza de la moneda de Estados Unidos.

Durante enero el índice accionario DAX de la Bolsa de Frankfurt, medido en dólares, disminuyó 9.6%, la Bolsa en Japón 8.5%, el FTSE 100 de Londres 6.4% y en Francia la baja fue de 5.6% en su índice CAC 40.

En Wall Street, los principales índices accionarios finalizaron la pizarra con un saldo acumulado del mes en números rojos.

Las acciones tecnológicas incluidas en el índice NASDAQ cayeron 7.86%, mientras que el promedio industrial Dow Jones bajó 5.5% y el índice Standard & Poor’s 500 (que incluye las 500 compañías listadas en Bolsa más importantes en Estados Unidos) descendió 5.07% en el primer mes del año.

En el caso de México, durante enero el IPC logró resistir el piso técnico de las 40,000 unidades, pese a la elevada volatilidad.

Sin embargo, la moneda local fue de las más afectadas en el mercado de divisas durante el primer mes del año y en la paridad con el dólar el peso perdió 5.4 por ciento.

El mes pasado

Crudo cotizó en sus niveles más bajos en los últimos 12 años

Por sus bajas cotizaciones, enero trajo al mercado petrolero los niveles más bajos de los últimos 12 años.

El precio de los contratos a futuro del crudo tipo ligero estadounidense West Texas Intermediate (WTI) concluyó el primer mes del 2016 en niveles de 33.62 dólares por barril.

El dato significó una reducción mensual en enero de 9.2 por ciento.

Asimismo, el petróleo tipo Brent del mar del Norte se ubicó en 34.74 dólares por barril, de esta forma marcó una caída de 6.8 por ciento.

La mezcla mexicana de petróleo de exportación siguió el comportamiento descendente de sus referentes y cerró el mes en 25.53 dólares, lo que significa una disminución mensual de 6.7%, en enero.

Los temores por el exceso del hidrocarburo, la incorporación de Irán a la cuota exportadora, el incremento en los inventarios y la falta de acuerdos en la OPEP para reducir su plataforma de producción fueron los factores que afectaron el mercado.

Tras cerrar el 2015 e iniciar el 2016 con bajas catastróficas a valores del 2003, el crudo tuvo una segunda semana de alza.

No hay una razón manifiesta para el aumento del viernes, estimó Mike Lynch, de la firma Strategic Energy and Economic Research.

Los rumores de negociaciones entre Rusia y la OPEP para reducir la producción hicieron que los inversionistas volvieran al mercado , añadió.

En caída desde mediados del 2014, debido a la incesante producción, el mercado recibió esta semana señales, aún no del todo confirmadas, de un posible encuentro entre Rusia y la OPEP, en febrero, para reducir en 5% su producción.

El mercado mantuvo su buena disposición a pesar de aparentes desmentidos sobre esa reunión , dijo Matt Smith, de ClipperData. (Gustavo de la Rosa y Reuters)

[email protected]