Las posturas especulativas netas a favor del peso en el mercado de Chicago se ubicaron la semana pasada en 26,471 contratos de 500,000 pesos cada uno, su mayor nivel desde el 10 de marzo y su tercera alza semanal consecutiva, según datos de Refinitiv.

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco hay mayor optimismo en las últimas semanas en torno al peso debido a la debilidad del dólar, pues el billete verde ha perdido atractivo ante la política monetaria laxa de la Reserva Federal, cuya postura acomodaticia se espera conserve por lo menos hasta 2023.

Las posturas largas, o alcistas a favor del peso se posicionaron en 56,478 contratos, en tanto que los contratos cortos se ubicaron en 30,0007 unidades, de acuerdo con el reporte del Chicago Mercantile Exchange.

Respecto a la semana previa, los contratos netos aumentaron en 18,098 unidades desde los 8,373 contratos reportados al 8 de agosto, en tanto que las posturas alcistas aumentaron semanalmente 6.18% de 53,190 contratos a 56,478 contratos, mientras que las posiciones bajistas disminuyeron 33% en dicho periodo, de 44,817 a 30,007 contratos.

Estos contratos, representan poco tamaño del volumen operado total del tipo de cambio entre el peso y el dólar, pero sirven como referencia del sentimiento de los especuladores del mercado, y reflejan la percepción que existe sobre la moneda mexicana para anticipar futuros movimientos.

Este optimismo se ha reflejado en el desempeño del peso, que muestra un repunte moderado desde el 4 de agosto, a la fecha la moneda local avanza 6.04% de 22.8290 a 21.4500 pesos por dólar, conforme a cifras del Banco de México, e incluso la semana pasada la divisa local registró su mejor nivel de seis meses contra el billete verde a 20.92 pesos.

La tasa de interés local, que se ubica en 4.5%, es de las más altas a pesar de los recortes que ha hecho el Banco de México este año, lo que también ha beneficiado la entrada de capitales al país, y con ello, la valorización de la moneda local.

“En México la tasa se mantiene elevada relativo a otras economías y esto ha propiciado que vuelvan a entrar capitales. Desde el 1 de septiembre, se ha observado un flujo diario promedio de 2,363 millones de pesos a valores gubernamentales denominados en pesos. Al 8 de septiembre, han entrado al país 14,117.4 millones de dólares en este tipo de instrumentos”, expresó Siller.

Dólar débil

Los estrategas de Invex indicaron en una nota para clientes que en el mercado cambiario continúan observando debilidad del dólar frente a la mayoría de las monedas, incluido en el peso.

“El movimiento de baja en las tasas de interés externas y la demanda de activos en mercados emergentes generó un movimiento a favor de la moneda nacional. El tipo de cambio alcanzó niveles mínimos de 21.20 pesos por dólar y cerró la semana ligeramente por arriba de los 21.27 pesos por dólar”, expresaron.

Los analistas coincidieron que, un factor importante a favor del peso ha sido cierto incremento de la demanda por activos financieros en moneda nacional, principalmente deuda gubernamental.

“Aún se mantiene un diferencial de tasa que luce relativamente atractivo, en comparación a lo que se paga en dólares en la deuda de EU”, aseveraron.

No obstante, la buena racha de la moneda mexicana podría disminuir en el corto plazo, prevén los analistas de CIBanco.

“El peso mantuvo su tendencia de apreciación de las últimas semanas, la mayor parte el tiempo por debajo del psicológico de los 21 spot, su mejor nivel en seis meses. En las siguientes semanas disminuirá la fuerza de apreciación influida por la Fed, y nueva fuerza sólo vendrá con anuncios de estímulos fiscales en EU o noticias de avances en la vacuna contra el Covid-19. Por el contrario, rebrotes de la pandemia y las elecciones en EU podrían revertir temporalmente el desempeño positivo del peso”, señalaron.

“La tendencia de fortaleza para el peso se puede mantener esta semana, sobre todo si empieza a crecer la idea de que Banxico ya no hará mayores movimientos de baja de tasa y se incentiva a mantener estable el diferencial de tasas entre pesos y dólares”, dijeron los especialistas de Invex.

Los contratos especulativos del peso cayeron en terreno negativo el 12 de mayo a -5,120 unidades, el 19 de ese mismo mes a -5,984 y el 9 de junio a -846 contratos, reflejando las preocupaciones del mercado ante la crisis económica y sanitaria causada por el Covid-19. Registraron su máximo histórico el 28 de enero en 170,366 unidades.

Este año el peso mexicano ha sido muy presionado por la pandemia, ha perdido 13.57% frente al dólar. (Más información en la página 20)

claudia.tejeda@eleconomista.mx