Las acciones de Air France KLM acumulaban dos meses con pérdidas próximas a 50%, hundidas a mínimos de más de dos años. Durante este periodo la crisis que afronta la aerolínea provocó que carezca de un director general que marque el rumbo del grupo.

En mayo Jean-Marc Janaillac presentó su dimisión como CEO al no lograr el respaldo de la plantilla a su última propuesta de acuerdo para evitar el conflicto laboral.

La cotización de la aerolínea remontó el vuelo en la sesión con una subida de 6.34% en la Bolsa de París, hasta los 7.34 euros.

Esta subida impusló su capitalización por encima de los  3,000 millones de euros, y colocó sus acciones por encima de los niveles a los que cayó el 7 de mayo, una de sus jornadas más aciagas en Bolsa en la última década.

Los inversionistas reaccionaron con optimismo a los datos de tráfico aéreo de junio, pero la compañía y el gobierno francés, no han encontrado un nuevo CEO.