Después de acogerse al Chapter 11, de la ley de bancarrota en Estados Unidos,  el precio de las acciones de Grupo Aeroméxico descendieron 28.47% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), al pasar de 5.83 a 4.17 pesos.

Lo anterior significó una pérdida de 1,133 millones de pesos en valor de capitalización bursátil al pasar de 3,977 millones a 2,844 millones de pesos, después de buscar el refugio del Capítulo 11 en Estados Unidos para poder salir de la crisis  generada por el Covid-19 en menos de un año.

De acuerdo con fuentes cercanas a la compañía todas las empresas del sector están en reestructura, ya que por la pandemia su flujo de pasajeros cayó entre 85 y 90 por ciento.

“Esta es una industria de alto uso capital y bajos márgenes”, dijo una fuente con conocimiento del sector.

Explicó que con el Chapter 11, la aerolínea mexicana reestructurará sus pasivos con sus acreedores, presentará un plan de negocios para el futuro y mantendrá la empresa operando.

“Desde el punto de vista financiero se buscará el acuerdo con los acreedores y se tendrá una empresa operando, en lo administrativo, los vuelos, y los derechos de los pasajeros continuarán intactos”, explicó la fuente.

Ayer, las acciones de su socio, que tiene le 50% de sus acciones, Delta Airlines (que recibió del gobierno de EU ayuda por  5,000 millones de dólares),bajaron 1.25% en Nueva York.

Aeroméxico reaccionó al inició de la pandemia con una estrategia de recorte de gastos.

Entre sus acciones disminuyó los salarios de los directivos, de los empleados, se redujeron costos, pero la pandemia ha sido más larga y profunda de lo que se esperaba.

Aeroméxico, que es la única aerolínea mexicana que vuela a Eurupa y Asia, además de su red de Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica, presentará un plan de negocios analizando dos puntos. El plan destacará el impacto que tendrá la pandemia en el corto y mediano plazo. El primer punto será el efecto de corto plazo y su implicación en el mediano plazo, lo que puede influir en la estructura de demanda de los consumidores.

Ante eso, explicó el experto, Aeroméxico podría reducir su flota y las rutas con las que cuenta y para eso, lo ideal es hacerlo bajo el Capítulo 11. De acuerdo con lo proyectado en esta nueva etapa, se espera que la empresa pueda salir del proceso en un año o menos.

Una ayuda

Uno de los elementos que se tomaron en cuenta para llegar al proceso en EU fue la viabilidad de la empresa y que continuara operando. A través de abogados en México y Estados Unidos, asesores y bancos de inversión, Aeroméxico se acogió al esquema para dejar de pagar las deudas y preservar su liquidez.

“Se mantiene la operación y comienza un proceso de reestructura con las deudas, arrendadores de aviones, acreedores, se mejoran las condiciones. Se tienen diferentes tratamientos para los distintos acreedores. Obviamente los que tienen preferencia son el fisco, los trabajadores, tomadores de papel con garantías”, comentó el experto en el tema.

Las empresas que se acogen al Chapter 11 buscan armar un plan de negocios atractivo para los inversionistas y conseguir financiamiento adicional, lo cual se logra con el régimen legal solicitado.

Con una nueva realidad, más relajada, la empresa puede pedir a nuevos accionistas o los actuales, inyectar recursos en el nuevo proyecto para sacar adelante a la nueva empresa reestructurada.

Negocio viable

La aerolínea hará ajustes para enfrentar la nueva realidad

El director general de Grupo Aeroméxico, Andrés Conesa, afirmó que pese a la crisis causada por la pandemia del Covid-19, en México no tienen adeudos con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Dijo que los 62 millones de dólares que debe la aerolínea por el pago de Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) serán cubiertos en su totalidad y que las aerolíneas tendrán que “achicarse”.

“Cuando inició la contingencia dejamos de pagar también a los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEM), que es parte de lo que aparece en la información de reestructura. Nos hemos sentado con el gobierno para documentar todo, hemos sido muy transparentes. Vamos a pagar, no estamos pidiendo un solo centavo de quita y vamos a honrar nuestros compromisos”, comentó.

En entrevista radiofónica Conesa dijo que debido a que la recuperación de la demanda no ocurrirá en por lo menos un año y medio, están obligados a hacer ajustes operacionales (menos aviones y menos rutas atendidas) para ajustarse a la realidad.

“Creemos que nuestro modelo de negocio es viable, pero tenemos que hacer cambios, entre ellos, alinear los contratos de arrendamiento de los aviones y achicar el tamaño de la empresa. No puedes tener en este momento una aerolínea para atender 20 millones de pasajeros al año, como nosotros, y transportar luego unos 200,0000 por la caída que se presentó en la demanda.  Al menos durante los siguientes meses tenemos que encogernos”, explicó Conesa. (Con información de Alejandro de la Rosa)

[email protected]