Entre diciembre del 2012 y el mismo periodo del 2013 los valores de mercado mostraron un aumento del 19%, que se adjudica a la presión que sufrieron los precios de las acciones por hacer transacciones, dio a conocer KPMG en un comunicado.

Bajo este panorama se sugiere que el precio de las acciones son impulsadas por las expectativas de crecimiento a la alza de los inversionistas, misma que probablemente no se cumple a través del crecimiento orgánico de las instituciones, reveló KPMG a través de su herramienta Global M&A (Fusiones y Adquisiciones) Predictor.

De acuerdo con este análisis, en Europa y Norteamérica, las expectativas de los múltiplos PU (Precio a Utilidad) futuros se dispararon 19% y 22%, respectivamente, entre diciembre de 2012 y diciembre de 2013, junto con las de África y de Oriente Medio, que vio un incremento de 19% desde el primer semestre del año.

Con base en el análisis de Global M&A Predictor, se obtuvo que los corporativos más grandes del mundo muestran un mayor apetito para generar fusiones y adquisiciones en este 2014, respecto a lo sucedido en el 2013.

Para KPMG International la relación de múltiplos PU futuros fueron 16% mayores en diciembre del 2013 frente al año previo, en tanto que desde junio del mismo ciclo el incremento fue de 17%, con el efecto ya señalado en el precio de las acciones.

Otro factor que arroja que la actividad de M&A se mantenga está relacionada con la relación deuda neta / EBITDA (utilidad antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización), mismo que se estima se decrezca 12% para los 12 meses próximos, esto dará oportunidad a los corporativos mayor margen para realizar transacciones de compra-venta de empresas.

Un elemento que se destaca es que la flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, podría afectar de forma temporal, no obstante, la conjunción de la creciente capacidad y confianza a la alza, sugiere un aumento potencial en los niveles de transacción en 2014, conforme los inversionistas inquietos comienzan a subir la presión de M&A después de varios años de inactividad.

Los inversionistas han sido pacientes en los últimos tres o cuatro años; pero mientras la capacidad de hacer transacciones continúe a la alza, y los mercados globales mantengan cierta estabilidad, la presión sobre dichos corporativos con altos niveles de efectivo va a intensificarse para que empiecen a hacer adquisiciones nuevamente , consideró Saúl Villa, Socio a Cargo del área de Fusiones y Adquisiciones de KPMG en México.

[email protected]