Este miércoles, las acciones del fabricante estadounidense de autos eléctricos, Tesla, subieron 5.27% a 656.57 dólares cada una en el NASDAQ, luego de que su presidente ejecutivo, Elon Musk, anunciara que se abrió su primera estación de recarga en China con sus propias instalaciones de almacenamiento de energía solar.

El punto de servicio se sitúa en Lhasa, ciudad-prefectura y capital de la Región Autónoma del Tíbet, ubicada en el suroeste del país asiático. Está previsto que genere energía a partir de la luz solar que se almacenará para recargar vehículos eléctricos.

La compañía con sede en California se adentró en el mundo de la energía en 2016, cuando compró por 2,600 millones de dólares a SolarCity. Desde entonces ha expresado su intención de desarrollar su negocio de energía.

La filial de Tesla en China tiene planeado poner en funcionamiento 27 estaciones de recarga a lo largo de la histórica Ruta de la Seda desde Zhoushan, en la costa este del país, hasta la frontera con Kazajistán.

Uno de los países clave para la empresa pionera en autos eléctricos es China, pues es el principal mercado mundial.

El proyecto consiste en que Tesla colocará una estación cada 100-300 kilómetros, donde se podrá cargar en 15 minutos energía suficiente para andar 250 kilómetros.

termometro.economico@eleconomista.mx