Los precios del oro cayeron el jueves, ya que los inversionistas que mantenían posiciones cortas tomaron ganancias después de una racha positiva de nueve sesiones, aunque el panorama se mantiene alcista con los precios rondando máximos récord.

El oro al contado cedió 0.9% a 1,952.30 dólares la onza, rompiendo su racha alcista más larga desde diciembre del 2017. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con una baja del 0.6% a 1,942.30 dólares.

“Hemos visto que el posicionamiento en el oro ha comenzado a aumentar no solo desde el lado institucional, sino que más recientemente hemos visto un incremento en los flujos minoristas”, dijo Daniel Ghali, estratega de Materias Primas de TD Securities.

El oro cotizó cerca de un máximo récord del martes de 1,980.57 dólares la onza, después de que la Reserva Federal mantuvo las tasas de interés cerca de cero y se comprometió a utilizar su gama competa de herramientas mientras sea necesario para apuntalar la recuperación económica.

El metal, que no rinde intereses y se beneficia de bajas tasas de interés, ha ganado más de 28% este año, apoyado por la fuerte demanda de los inversionistas.

“A corto plazo, el mercado podría haberse considerado sobrecomprado y en camino a una corrección”, dijo el analista senior de Kitco Metals, Jim Wyckoff, agregando que en este momento el oro está viendo una toma de ganancias por parte de los operadores de futuros a corto plazo.

Otros metales preciosos también se sumaron a la caída. La plata retrocedió 4.9% a 23.22 dólares la onza, el platino bajó 3.1% a 895.20 dólares.