La presencia de la BIVA romperá con la soledad en el mercado bursátil mexicano de la Bolsa Mexicana de Valores. Se espera que su puesta en marcha, a finales de 2017, opere cambios en el sector financiero mexicano.

El próximo 29 de agosto la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) recibirá la concesión de la SHCP, con la que arrancaría operaciones a finales de este año. Se espera que en el evento del anuncio estén presentes el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, así como los titulares de Banxico y la CNBV, Agustín Carstens y Jaime González Aguadé.

El anuncio es la culminación del proceso iniciado en octubre del 2015 por el grupo Central de Corretaje (Cencor), cuyo director general es Santiago Urquiza Luna-Parra, cuando presentó ante la SHCP la solicitud para la creación de la nueva bolsa de valores. La reforma financiera del 2014, promulgada por Enrique Peña Nieto, posibilitó la creación de la nueva institución financiera, pues uno de sus objetivos primordiales fue generar condiciones para incrementar la competencia en el sector financiero.

Otro propósito de la reforma financiera fue ampliar el acceso a los mercados financieros. Con la creación de BIVA, se espera que más empresas medianas y pequeñas se enlisten. En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cotizan 146 empresas, lo que coloca al país en la posición 44 por número de empresas que listadas. En términos de capitalización de mercado, México ocupa la posición 23 a nivel mundial. La distancia entre ambas posiciones se explica por el valor de capitalización promedio de las empresas públicas en el país: 2,500 millones de dólares. En países como España, Canadá y Australia el promedio es menor a 600 millones de dólares; en contraste, estos países cuentan con un mayor número de empresas listadas: 3,480, 3,368 y 1,969, respectivamente.

Estos son 9 puntos relevantes sobre las razones para una nueva bolsa de valores y los efectos que tendrá en el sector:

 

1. La BMV no siempre estuvo sola

En 1950 se fundó la Bolsa de Monterrey, debido al constante surgimiento de empresas de la pujante economía neoleonesa y a la acumulación de capitales. En 1960, inicia operaciones la Bolsa de Occidente, basada en Guadalajara, Jalisco. En 1975, la BMV, que hasta entonces se denominaba Bolsa de Valores de México, incorporó a las bolsas de Monterrey y de Guadalajara como resultado de la entrada en vigor de la Ley del Mercado de Valores, aprobada en el periodo del presidente Luis Echeverría Álvarez.

 

2. Pertinencia de una nueva bolsa

Fernando Pérez Saldívar, director del proyecto de la BIVA, explicó en una entrevista que de las 14 economías mundiales más grandes con base en el PIB, 13 cuentan con más de una bolsa de valores. Brasil, en la posición 8 del ranking realizado por el FMI, tiene una sola bolsa, pero ya está en proceso la creación de una más. Tener una bolsa más en México, argumenta Pérez Saldívar, hará crecer el mercado de valores, crecimiento correlacionado con el crecimiento económico del país.

 

3. Aumentará el número de emisoras

La BMV tiene listadas 146 empresas. La BIVA proyecta incorporar al mercado bursátil a 50 empresas más en un periodo de 3 años, para alcanzar las 196. En opinión de Santiago Urquiza, México debería tener un mínimo de 850 emisoras, tomando en cuenta el tamaño de la economía del país. Para participar en la BMV una empresa debe tener en promedio como valor de capitalización 3,166 millones de dólares. El objetivo de BIVA será atraer a empresas medianas, y el límite será menor al que exige la BMV, dijo Urquiza, y se ubicará entre los 500 millones de dólares y los 800 millones de dólares.

 

4. El costo de emisión no se reducirá

Una empresa debe pagar a la BMV, en promedio, 3.2% del total de los recursos recabados tras la emisión bursátil. El porcentaje se considera competitivo, si se toma en cuenta que en Estados Unidos éste puede alcanzar hasta el 6.5 por ciento. La incorporación de la BIVA no reducirá los costos de bursatilización para las empresas, según declaración de Santiago Urquiza. BIVA, en cambio, apostará por el valor agregado al adoptar las mejores prácticas a nivel internacional en los modelos de operación, los tipos de órdenes y los protocolos de comunicación, así como también simplificará procesos, ofrecerá apoyo logístico y dará visibilidad a las empresas listadas.

 

5. Las metas de mediano plazo de la BIVA

BIVA proyecta que en los tres años que sigan a su inicio de actividades, el volumen de operaciones en México pase de los 12,000 millones de pesos actuales, a 20,000 millones. Santiago Urquiza es enfático en que la relación con la BMV será de coadyuvancia para hacer crecer el mercado bursátil en el país. En términos de los mercados internacionales, BIVA espera que con su presencia México pueda superar al BM&F Bovespa de Brasil, que es el principal mercado de América Latina en cuanto a capitalización de mercado.

 

6. Consejo de administración de la BIVA

El consejo de BIVA contará con 11 miembros, de los cuales, y según afirmaciones de Urquiza, 75% serán independientes, es decir, que no provendrán del consejo de Cencor. El consejo de Cencor está conformado por Eduardo Riva, director de Enlace firma especializada en coberturas y derivados, y que pertenece al grupo Cencor , José Antonio Gómez Aguado y Santiago Urquiza. En el directorio se encuentran también los socios de LIV Capital, con dos asientos, y dos consejeros independiente, de los cuales, uno es José Luis Rion.

 

7. Las empresas podrán operar en ambas bolsas

BIVA podrá operar con todas las acciones que ahora cotizan en la BMV, pero las nuevas emisoras podrán decidir si se listan en una o la otra.

 

8. Los inversionistas de la BIVA serán los trabajadores mexicanos... o sus pensiones

En septiembre del 2016, LIV Capital anunció una inversión de 450 millones de pesos en la BIVA. El fondo mexicano de capital privado declaró que los recursos que se han invertido en BIVA provinieron del capital levantado en diciembre del 2015 con su segundo Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) en la BMV, por 2,880 millones de pesos, que contó con la participación de cuatro administradoras de fondos para el retiro, o dicho de otro modo, que la inversión se hizo con los recursos de las pensiones de los trabajadores mexicanos. Nuestra premisa de inversión siempre es con equipos de gestión de primer nivel. Santiago Urquiza y su equipo lo cumplen, con varios años de experiencia en el sector financiero. Han construido un negocio de mucho valor, que es Cencor, tiene varias líneas de negocio , dijo Humberto Zesati, socio director de LIV Capital. El fondo de capital privado también tiene inversiones en Linio, Wobi y Marketplace. El 4 de julio pasado, LIV Capital difundió en un comunicado que levantaron 130 millones de pesos de su CKD de diciembre del 2015, y que los recursos de la nueva emisión se destinarán para realizar dos inversiones adicionales, una en Cencor y otra en Linio".

 

9. Riesgos para la nueva bolsa

El mayor riesgo para el éxito de la BIVA es el tamaño del mercado de capitales en México. Sabemos que el tamaño del mercado de capitales en México es pequeño en comparación con el tamaño de la economía y el número de participantes bursátiles no es proporcional al tamaño de la población. Y es precisamente por esto que un importante riesgo para nuestra corporación y el sistema financiero en general sería el fraccionamiento o pulverización de los aún incipientes mercados bursátiles mexicanos , explicó la BMV en su reporte del segundo trimestre del 2016 a los inversionistas.

Santiago Urquiza explicó que, como en cualquier sector, la llegada de la competencia ayudará que los precios para el consumidor final se reduzcan. Cuestionado sobre la pequeña proporción que es la BMV del PIB de México, el directivo dijo: Estamos optimistas y vamos a tener bolsas más grandes y mercados de mayor tamaño. [...] Ojalá tengamos dos bolsas grandes en el futuro .

[email protected]