Más de 50 empresas de Estados Unidos, incluyendo el servicio de calificación en línea Yelp, el fabricante de ropa Patagonia y la aplicación de transporte Lyft, firmaron un comunicado en rechazo a la nueva ley de Texas que prohíbe el aborto después de seis semanas de embarazo.

"Restringir el acceso a una salud reproductiva integral, incluyendo el aborto, amenaza la salud, independencia y estabilidad económica de nuestros trabajadores y clientes", dice el boletín difundido por los grupos Planned Parenthood Federation of America (Federación Estadounidense de Paternidad Planeada) y American Civil Liberties Union (Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos), entre otros.

"En términos sencillos, las leyes que restringen la atención de la salud reproductiva van en contra de nuestros valores y son malas para el negocio", detalla el documento.

Otras de las empresas que signaron el comunicado son la heladería Ben & Jerry's, la compañía de cuidado dermatológico The Body Shop y la aplicación de citas Bumble. Las firmantes reúnen más de 322,000 empleados.

El "Acta de Latido de Corazón de Texas", que entró en vigor el 1 de septiembre, prohíbe el aborto una vez que se puede detectar un latido de corazón, lo que usualmente ocurre a las seis semanas, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas. Sin excepción para violaciones o incestos.

La ley aprobada por legisladores republicanos en Texas, segundo mayor estado del país, permite a particulares demandar a doctores que realizan abortos tras seis semanas o a quien ayude en el procedimiento.

Algunos grandes empleadores de Texas, como Microsoft o Starbucks, declinaron firmar el comunicado, según un vocero de los organizadores. Apple no respondió a la solicitud.

Otras grandes firmas, como Facebook, Amazon o Google, que han tomado posiciones en el pasado sobre temas con la inmigración, tampoco están presentes en el comunicado.

Apple, Facebook, Google, Amazon y Starbucks no respondieron inmediatamente a los pedidos de AFP. Un vocero de Microsoft dijo que la compañía no tiene comentarios que ofrecer al momento.

Pero el vocero de los organizadores señaló que "el solo hecho de que empresas no hablen públicamente no significa que no evalúen el impacto en la mano de obra y busquen como apoyar a sus empleados dado el dramático impacto de la ley".

"Firmar el boletín es una herramienta, pero no el objetivo final", agregó.