El número de personas que solicitó subsidios por desempleo en Estados Unidos se mantuvo sobre 2 millones por décima semana consecutiva, en medio de los despidos en oficinas de gobiernos estatales y locales cuyos presupuestos han sido diezmados por la lucha contra la pandemia del Covid-19, y una segunda ola de cierres de puestos de trabajo en el sector privado.

Con la cifra de desempleados registrada durante la tercera semana de mayo las solicitudes ascienden a poco más de 40 millones desde que inicó la emergencia sanitaria. Una cifra de peticiones por desempleo histórica.

Las nuevas peticiones de subsidios estatales por desempleo alcanzaron un total ajustado por factores estacionales de 2,123 millones en la semana que terminó el 23 de mayo, lo que indica una ligera reducción con la cifra revisada de 2,446 millones en la semana previa, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

Economistas consultados por Reuters habían proyectado que las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo disminuyeran a 2.1 millones en la última semana.

Aunque las peticiones han descendido constantemente desde que tocaron un récord de 6,867 millones a fines de marzo, no se han ubicado por debajo de los 2 millones desde mediados de marzo.