El conocido fenómeno del "agua alta" se extendió por Venecia, inundando su histórica basílica y dejando muchas plazas y callejones bajo el agua. La subida de las mareas alcanzó los 187 centímetros, en lo que es la peor inundación desde 1966, cuando llegó a 194 centímetros.

El centro histórico de la ciudad de Venecia registra numerosos daños, el agua entró prácticamente en todos los edificios, incluidos los hoteles de lujo. Tras la inundación la plaza de San Marcos se encuentra cerrada a turistas y residentes.

La Basílica de San Marcos se inundó, anegando el vestíbulo y la cripta del santo.

Cerca de sesenta lanchas y barcos resultaron dañados, incluidos algunos vaporetti -los barcos de transporte-.

La brigada de bomberos trabajó toda la noche para apagar un incendio dentro del Museo Ca 'Pesaro, causado por el mal funcionamiento de una cabina eléctrica y atendió un centenar de emergencias y otras 120 solicitudes serán procesadas durante este miércoles.

El gobierno local anunció que solicitará el estado de desastre natural para la ciudad y que todas las escuelas permanecerán cerradas debido a las condiciones climáticas.

Un hombre de 78 años murió electrocutado en su casa de la isla de Pellestrina, mientras un segundo habitante de la isla fue encontrado muerto, probablemente debido a causas naturales.