El periódico Le Monde se preguntaba cuál es la razón por la que Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad (PVV), ha provocado mayor rechazo en el extranjero que en su país. El diario francés señalaba que la pregunta la podría responder con mayor facilidad un psicólogo que un politólogo.

El partido de Wilders ha crecido en popularidad en Holanda y el próximo miércoles se examinará durante las elecciones legislativas. El PVV está a metros de distancia del Partido Popular Liberal y Demócrata en las encuestas.

Wilders comenzó a odiar a los musulmanes, posiblemente, cuando ocupó el puesto de consejal en el barrio Kanaleneiland en Utrecht. Quienes lo conoces aseguran que Wilders se ha cuestionado por las razones que sostienen a dictadores o mandatarios autoritarios en países de Oriente Medio. Otro de los episodios que pudo haber detonado su odio a los musulmanes fue la muerte del cineasta Theo van Gogh, asesinado a puñaladas por un islamista en Ámsterdam en el 2004.

Wilders suele desplegar su ideología en tuits y en frases ocurrentes como: l velo islámico es un trapo en la cabeza ; Europa es un estado nazi ; y los delincuentes marroquíes son terroristas en las calles .

Como sucede con Donald Trump, a Wilders le fascina exhibirse en medios de comunicación aunque no desea debatir porque se considera vocero del pueblo.

Sobre un montaje fotográfico que recientemente colgó en redes sociales Geert Wilders, en el que aparece la canciller alemana Angela Merkel con las manos ensangrentadas, un hermano del político, Paul, reveló su molestia: Geert no tiene en cuenta las posibles consecuencias de este tipo de mensajes . También comentó que su hermano ha vivido prácticamente aislado desde hace 12 años. Tiene protección policiaca todo el tiempo y su vida, junto a la de sus esposa Krisztina (exdiplomática húngara), transcurre en varias casas para impedir su ubicación.

¿Quién era el joven Geert? Un palo de golf, egoísta y agresivo , dice su hermano.

Lector de Kierkegaard, por sus ideas de individualismo y subjetividad; y gran fan de los grupos musicales The Cure y Sex Pistols, Geert es recordado por algunos compañeros de la infancia como un personaje antipático.

Un viaje a Israel durante la secundaria lo marcó políticamente. Alargó su estancia durante dos años. Actualmente está a favor de la expansión territorial que intenta establecer Benjamin Netanyahu, el primer ministro israelí. Para Geert Wilders, el califato que intenta establecer el Estado Islámico de Siria a Irak, es una realidad.

El partido de Wilders es de los casos anómalos, es decir, es una agrupación que sólo gira alrededor de su líder.

El miércoles, los Países Bajos dirán al mundo si los efectos del Brexit y Trump, se instalan en la nación.