Washington. El presidente Donald Trump presentará un plan de lucha contra los opioides que prevé la pena de muerte para los traficantes de cierto tipo de drogas.

“El Departamento de Justicia reclamará la pena de muerte contra los traficantes de drogas cuando sea posible en virtud de las leyes existentes”, dijo  un alto funcionario de la Casa Blanca al presentar las grandes líneas de ese plan.

Interrogado sobre los casos concretos en que el castigo capital sería aplicado, el funcionario respondió con evasivas.

Trump presentará los detalles de su plan durante un discurso desde Manchester, en New Hampshire, un estado duramente golpeado por lo que el mandatario calificó de “flagelo”.

La Casa Blanca había dicho que el presidente pediría al Congreso que apruebe legislación que reduzca la cantidad de drogas que invocarían sentencias mínimas obligatorias para los traficantes.

La lucha contra la adicción a los opioides, un problema de salud pública en Estados Unidos, es considerada una prioridad por Trump.

En 2016, Estados Unidos registró unas 64,000 muertes por sobredosis, la mayoría ligadas al consumo de drogas en base a opio. Esta categoría de estupefacientes engloba a medicamentos analgésicos vendidos bajo receta, como el oxycontin y el fentanilo, así como la heroína mezclada con sustancias sintéticas.

A comienzos de marzo, Trump había asegurado que los países que aplican la pena de muerte a los traficantes tienen “muchos menos problemas con las drogas” que Estados Unidos.

La idea genera polémica entre otros legisladores, y muchos activistas de la salud pública no están interesados en esta propuesta. Estos opinan que el enfoque debe estar en reforzar los esfuerzos de tratamiento y prevención y quieren que Trump se aparte de los esfuerzos de guerra contra las drogas que dicen que no han funcionado, reporta Político.