El presidente Donald Trump ha afirmado desde el domingo pasado que logró un acuerdo secreto migratorio con el gobierno mexicano, más allá de lo que se ha anunciado públicamente desde el viernes. No obstante, la Casa Blanca se ha negado a revelar cualquier detalle, mientras que México ha negado la existencia de tal acuerdo.

Ante la ola de escepticismo de que tal acuerdo exista, frente a los medios de comunicación en el jardín de la Casa Blanca, el mandatario sacó una hoja doblada del bolsillo de su pecho como "prueba".

“Este es el acuerdo que todo el mundo dice que no tengo. Voy a dejar que México haga el anuncio a su debido tiempo”, mientras agitaba el papel de lado a lado sin mostrar el contenido del documento ni ofrecer ningún detalle.

Trump aseguró que el acuerdo “entra en vigencia cuando yo elija”.

Un fotógrafo de The Washington Post pudo capturar la imagen que revela algunos detalles del acuerdo el cual incluye un plan regional de asilo y el compromiso de México de revisar, y posiblemente cambiar, sus leyes, según la copia. Se menciona un tipo de “reparto de cargas”, aparentemente con respecto a las solicitudes de refugio por parte de los migrantes.

El segundo párrafo parece indicar que México debe determinar qué leyes o regulaciones deben cambiarse. El tercer párrafo sugiere que esto es algo que Estados Unidos puede desencadenar después de 45 días y que el gobierno mexicano podría hacerlo funcionar en los próximos 45 días. Todo esto junto con el tuit de Trump sugiere que se debería consultar a la legislatura mexicana.

Negociaciones sin cerrarse

Si Estados Unidos determina, después de consultar con México, tras 45 días a partir de la fecha de emisión de la Declaración de Participación, que las medidas adoptadas por el gobierno de México de conformidad con la Declaración Conjunta no han logrado resultados suficientes, al abordar el flujo de migrantes hacia la frontera sur de EU, el gobierno de México tomará todas las medidas necesarias conforme a la ley nacional para que el acuerdo entre en vigencia.