Quito. El triunfo del candidato ecuatoriano Guillermo Lasso contiene la expansión del populismo de izquierda en la región de Latinoamérica.

Desde la tarde del domingo, cuando los resultados del conteo caían a manera de gotas, el presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou felicitó a Lasso a través de Twitter. Uno a uno fueron haciendo lo propio a lo largo de la noche: Nito Cortizo (Panamá); Sebastián Piñera (Chile); Mario Abdo (Paraguay); Alejandro Giammattei (Guatemala); Carlos Alvarado Quesada (Costa Rica); Iván Duque (Colombia) y Luis Abinader (República Dominicana).

Las dictaduras de Maduro (Venezuela) y Ortega (Nicaragua) no expresaron nada. El presidente argentino Alberto Fernández sí felicitó a Lasso a través de Twitter la tarde de ayer. Lo mismo hizo Bolsonaro (Brasil), inclusive, escribió el mensaje una hora antes que Fernández.

Al cierre de la edición, el presidente de México López Obrador no se había pronunciado al respecto. Sí lo hizo la Secretaría de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter: “El @GobiernoMx felicita a @LassoGuillermo y @ABorreroVega por su elección como presidente y vicepresidente de Ecuador. México y Ecuador continuaremos trabajando en el fortalecimiento de la relación bilateral en beneficio de nuestros pueblos“.

La sombra de Rafael Correa estuvo presente en toda la contienda electoral y durante todo el gobierno de Lenin Moreno, heredero del correísmo de quien tomó distancia poco tiempo después de haber llegado a la presidencia.

Con la victoria de Lasso, Alberto Fernández, Nicolás Maduro, López Obrador y Daniel Ortega se quedan sin un nuevo integrante del basamento que intentan construir para sostener un mecanismo guiado por la ideología similar que comparten.

Los mercados respiran

Los mercados acogieron con satisfacción la victoria de Guillermo Lasso tras meses de preocupación de que los planes del candidato de izquierda Andrés Arauz de un fuerte gasto social trastocarían las delicadas finanzas públicas. Los bonos ecuatorianos se recuperaron el día de ayer con sus papeles con vencimiento en 2035 alcanzando su nivel más alto desde septiembre, según operadores.

La tercera campaña de Lasso para la presidencia se centró en atraer inversión extranjera para crear puestos de trabajo y ampliar inversiones en el sector agrícola.

Se diferenciaba mucho de las promesas de Arauz de entregar 1,000 dólares a un millón de familias pobres y regresar al país a los programas de ayuda social de la década de gobierno del expresidente Rafael Correa, su mentor político.

"Espero que cumpla la propuesta de dar trabajo porque 7 de cada 10 ecuatorianos quieren un empleo formal", dijo Juan Pablo Hidalgo, un dirigente barrial de 33 años. "Es el momento en que debemos estar unidos".

Guillermo Lasso, expresidente del Banco de Guayaquil, uno de los más grandes del país, asumirá el cargo el próximo 24 de mayo por un periodo de cuatro años. (Con información de Reuters)

geopolitica@eleconomista.mx