Dupont. El tren de Amtrak que se descarriló al sur de Seattle viajaba por encima del límite de velocidad cuando se saltó de un elevado al sur de Seattle.

Los datos de la caja negra situada en la locomotora trasera indican que el convoy viajaba a 128 kilómetros por hora en un tramo de 48 kph, indicó en una conferencia de prensa Bella Dinh-Zarr, miembro de la junta de la Oficina de Seguridad Nacional de Transportes.

Varios vagones quedaron amontonados unos contra otros, otro quedó colgado en precario equilibrio sobre la carretera y al menos tres personas murieron.

Aún se desconoce qué provocó el descarrilamiento y “es demasiado pronto para decir” por qué el tren viajaba tan deprisa, indicó Dinh-Zarra.

La velocidad máxima permitida en la vía disminuye de 127 kph a 48 kph justo antes de una curva para cruzar la Interestatal 5, que es donde se salió el tren de la vía, según una tabla preparada por el Departamento de Transportes del Estado de Washington.

La tabla, con fecha del 7 de febrero, se envió a la Administración Federal de Ferrocarriles antes de la apertura de un servicio de pasajeros por una nueva ruta que reduce en 10 minutos el viaje entre Seattle y Portland, Oregón.

Existe una tecnología que puede automáticamente hacer que un tren frene o baje de velocidad, pero no se estaba usando en ese tramo de la vía, dijo el presidente de Amtrak, Richard Anderson.

El tren no estaba lleno. Había 80 pasajeros y cinco tripulantes a bordo al momento del descarrilamiento. Más de 70 personas resultaron heridas, 10 de ellas de gravedad.