Bamako.- La toma de rehenes en un lujoso hotel de Bamako, reivindicada por un grupo yihadista africano vinculado a la red Al Qaeda, terminó este viernes con la muerte de al menos 27 personas, incluidos dos atacantes que fueron abatidos por las fuerzas malienses.

Después de numerosas horas de asedio en el hotel Radisson, unidades especiales del ejército maliense -con respaldo de las fuerzas estadunidenses y francesas en el país- consiguieron neutralizar a los hombres armados que esta mañana retuvieron a 170 personas.

De acuerdo con el balance aún provisional, al menos 27 personas perdieron la vida a manos del grupo armado y el resto de rehenes, entre huéspedes -la mayoría extranjeros- y empleados del hotel, pudieron salir libres sanos y salvos.

Los terroristas se habían atrincherado en el séptimo piso del inmueble con los rehenes, entre ellos franceses, estadunidenses, chinos, turcos, indios y de otras decenas de nacionalidades, pero pudieron salir del edificio durante la intervención del ejército maliense.

NOTICIA: Al menos 27 muertos en toma de rehenes en hotel de Malí

Los hombres armados irrumpieron en el hotel de cinco estrellas la mañana de este viernes, sin levantar sospechas pese a que el lugar está bajo estricta vigilancia, y ya en el interior tomaron a los rehenes pero hasta ahora se desconocen sus motivos.

Las fuerzas especiales malienses se introdujeron en el inmueble por la planta baja y recorrieron piso por piso buscando a los atacantes, lo que permitió que 80 rehenes pudieran salir y posteriormente el resto, de acuerdo con reportes del sitio web de noticias Afrik.com.

Una vez que los rehenes fueron liberados, los esfuerzos se centraron en los atacantes por lo que desde el exterior del hotel se escuchó intercambio de disparos, hasta que fueron neutralizados esta noche.

NOTICIA: Comando secuestran a 170 personas en hotel de Malí

El grupo yihadista Al-Mourabitoun, vinculado a la red extremista al Qaeda y con base en el norte de Mali, asumió la responsabilidad del ataque a través de una cuenta en la red social Twitter, aunque hasta ahora la reivindicación no ha sido confirmada por las autoridades.