Londres. Boris Johnson, el favorito en la carrera para convertirse en el próximo primer ministro británico, fue citado a comparecer ante el tribunal por un caso que le señala de haber mentido durante la campaña que hizo a favor del Brexit en el 2016.

Johnson ha sido acusado de mala conducta por parte de una oficina pública por haber asegurado en varias ocasiones que el gobierno de Londres enviaba 350 millones de libras esterlinas a la Unión Europea cada semana.

No está claro la forma en que la acusación le afectará en su carrera para remplazar a la primera ministra Theresa May, quien la semana pasada dijo que renunciará después de haber estado tres años en el puesto.

Se espera que en julio el Partido Conservador elija al sucesor de May. Al momento, existen 11 legisladores del partido que ya han levantado su mano para que sean tomados en cuenta para la sucesión.

La decisión de Johnson de respaldar el Brexit galvanizó la campaña del referéndum. Él se desempeñaba como alcalde de Londres en ese momento. Johnson fue fotografiado afuera de un camión de campaña a favor del divorcio con la Unión Europea, en la parte exterior había un cartel publicitario que decía: “Enviamos a la UE 350 millones de libras semanales. En su lugar, vamos a financiar nuestro NHS (sistema de salud)”.