Suiza amplió el sábado los requisitos de cuarentena para detener la propagación de la nueva variante del coronavirus Ómicron a los viajeros procecentes de Gran Bretaña, República Checa, Países Bajos, Egipto y Malaui, donde se han detectado casos, dijo su ministerio de salud.

El viernes, Suiza prohibió los vuelos directos desde Sudáfrica y la región circundante debido a la detección de una nueva variante de Covid-19, al tiempo que impuso restricciones a los viajes desde otros países, incluidos Hong Kong, Israel y Bélgica.

La entrada desde esos países solo sería posible para ciudadanos suizos o aquellos con un permiso de residencia en Suiza o el área Schengen de Europa.

Ahora, tras la detección de nuevos casos de Ómicron, los viajeros de Gran Bretaña, República Checa, Países Bajos, Egipto y Malaui deberán presentar una prueba de Covid-19 negativa y realizar una cuarentena de 10 días, dijo la Oficina Federal de Salud Pública en un tuit.

La agencia no indicó si los viajes desde esos países se limitarían a ciudadanos y residentes suizos.

También se han detectado dos casos de la nueva variante del coronavirus Ómicron en el estado sureño de Baviera y en Itlay, ambos vecinos de Suiza, pero hasta ahora el país alpino no ha impuesto restricciones de viaje a ningún país con el que comparte fronteras.