La construcción de un muro en la frontera, anunciada por el presidente Donald Trump, es más bien una amenaza simbólica. Va dirigido más al reforzamiento de la seguridad en Estados Unidos que a detener la migración de los mexicanos, asegura el especialista Raúl Benítez Manaut.

En su opinión, no será propiamente una construcción nueva sino un reforzamiento de la valla existente en más de mil kilómetros de frontera, y será un muro con alta tecnología para vigilar la frontera y hacia abajo, con acero, para evitar los túneles .

Raúl Benítez Manaut es investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, y presidente del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), y revela que en los últimos 10 años se han descubierto más de 150 túneles a lo largo de la frontera norte.

El experto en temas de seguridad destaca que la mayoría de los mexicanos que cruzan a Estados Unidos lo hacen por las fronteras establecidas y con documentos legales de turista, y una vez allá consiguen trabajo y se quedan y entonces se convierten en trabajadores indocumentados, pero eso nunca ha representado una amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

Sin embargo, pese a ello, Donald Trump está empeñado en criminalizar a los mexicanos, dice el doctor Benítez, y para ello no duda en cambiar de manera unilateral la relación de responsabilidad compartida que han tenido ambos países en asuntos como el trasiego de armas y drogas . Y no va a cooperar en nada, asegura.

Raúl Benítez manifiesta que la mayoría de los mexicanos en Estados Unidos son muy trabajadores y muy respetuosos de las leyes; sin embargo, en el índice delictivo norteamericano la participación de latinos y afroamericanos es mayor que la de la población blanca, y en eso, y en la idea irrefutable de que en México la ley no sirve para nada y de que el gobierno no tiene capacidad para hacerla cumplir, Trump generaliza y hace su estereotipo de mexicano, y está cultivando un antimexicanismo en Estados Unidos, y esa sí es una amenaza potencial a nuestra seguridad nacional , asegura el investigador del CISAN.

El especialista ejemplifica con el caso de la venta y portación de armas de fuego: En México están absolutamente prohibidas por la ley, salvo en casos especiales, y sin embargo la gente se muere por ataques con armas de fuego, y las autoridades no tienen ningún control de eso; en cambio en Estados Unidos se venden libremente pero la gente no las usa, se sienten seguros teniéndolas en casa pero no las sacan, es como un escudo psicológico, y la incidencia de delitos con armas de fuego es bajísima , indica.

Benítez Manaut prevé que Trump será muy tolerante con la venta de armas, en correspondencia al apoyo que le dio en campaña la Asociación Nacional del Rifle, y muy duro en el tema de las drogas. Va a tratar de intervenir en las legislaciones estatales que las despenalicen, pero en algunos casos, como California, no va a poder . Es previsible dice Benítez que emita un decreto contra las drogas, como ya emitió uno contra el Obamacare y el aborto, y en vez de brindar apoyo sanitario a los consumidores, los pretenda meter a la cárcel.

Benítez Manaut es enfático: Él (Trump) va poner la agenda, y no va a negociar ni a colaborar con México en nada , concluye.

[email protected]