Rick Santorum tuvo una jornada de gran avance al ganar la primaria de Missouri y el caucus de Minnesota, lo que dio vida a su marchitada campaña y detuvo la marcha de Mitt Romney rumbo a la nominación presidencial republicana.

Los primeros resultados mostraron a Santorum con una ventaja de dos a uno sobre Romney en Missouri, y la Associated Press previó que ganaría en este estado que no tiene delegados, pero proporciona un nuevo impulso a la campaña del exsenador de Pennsylvania.

Romney tenía la esperanza de extender su racha ganadora, pero se dirigió hacia una evidente derrota, mientras Santorum se enfocó en hacer una agresiva campaña.

El congresista Ron Paul, quien aún no ha conseguido una victoria en el concurso, movilizó a sus redes de apoyo leales en los tres estados, apostándole a la baja participación en estos concursos para buscar una victoria.

Mientras tanto, Newt Gingrich no compitió en Missouri, estado que celebró un concurso de belleza, ya que no aporta delegados. El expresidente de la Cámara miró más allá de las contiendas efectuadas ayer y se dirigió a realizar su campaña a Ohio, uno de los varios estados ricos en delegados que llevará a cabo su votación el 6 de marzo en el supermartes, cuando espera darle chispa a su candidatura en picada.

Santorum, cuya campaña ha tenido problemas desde que ganó por un estrecho margen los caucus de Iowa, tenía la esperanza de concretar un vuelco en Minnesota o Missouri para restaurar un aire de viabilidad a su candidatura. Al derrotar a Romney, según él, podía restablecer su carrera y ayudar a crear la percepción de que él, y no Gingrich, es la alternativa conservadora para consolidarse como principal candidato republicano.

Me alegra mucho que esta noche Minnesota va a cambiar la dirección de esta carrera , anunció Santorum a sus partidarios en un mitin la tarde del martes en Blaine, Minnesota.

Ayer, Romney estaba preparado para las derrotas en Minnesota y Mi¬ssouri. Llevó sus esfuerzos en los últimos días a Colorado, donde tiene una organización más profunda y donde ganó los caucus del 2008 con 60% de los votos.

Los concursos de Minnesota y Mi¬ssouri fueron los primeros barómetros de apoyo para Romney en algunos de los estados claves del Medio Oeste que se necesitan para ganar en la elección contra el presidente Obama. Y Colorado, considerado un crucial campo de batalla en las elecciones generales, pondrá a prueba la fuerza de Romney.

Al cierre de esta edición se contabilizaba 42% de los precintos en Colorado con una ventaja para Santorum, con 42% de los votos. Romney figuraba en segundo, con 28% y Gingrich en tercero, con 16 por ciento.