Washington. El precandidato republicano a la presidencia Rick Santorum gana terreno al liderar los sondeos nacionales y en Michigan, tierra natal de su rival Mitt Romney, previo a la primaria del 28 de febrero en ese estado del norte de Estados Unidos.

Un sondeo nacional elaborado por la cadena CBS y el diario The New York Times, otorgó a Santorum el 30% de intenciones de voto en las primarias, mientras Romney obtuvo 27%, el congresista de Texas Ron Paul 12%, y el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich 10 por ciento.

Otro sondeo a nivel nacional, llevado a cabo por la cadena CNN y la agencia ORC International, otorgó a Romney 32% de las intenciones de votos contra 34% de Santorum, quien se perfiló como el favorito en los 50 estados del país, seduciendo a jóvenes profesionistas, partidarios del Tea Party y hombres conservadores.

Así, Santorum se coloca por delante de Romney, quien fuera favorito durante varias semanas, ensombreciendo el panorama para el ex gobernador de Massachusetts, derrotado en tres estados la semana pasada por Santorum, ex senador de Pensilvania.

Además, sondeos en Michigan otorgan a Santorum el 39% de las adhesiones en las primarias, contra 24% para Romney, 12% para Paul y 11% para Gingrich, según cifras publicadas por Public Policy Polling.

Sin embargo, el sondeo CNN/ORC International mostró que a nivel nacional, las mujeres prefieren a Romney (38%) en detrimento de Santorum (29%), que últimamente ha hecho debate sobre un libro que se burla del feminismo "radical" que busca la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, en los altos cargos del mercado laboral.

Además, Romney resultó victorioso cuando se les preguntó a los 478 republicanos registrados que participaron en este sondeo cuál precandidato tiene más posibilidades de ganar la investidura de su partido (con 68%) y cuál tiene más posibilidades de vencer a Obama (con 55%).

Por otra parte, los partidarios de Romney desplegaron su gran artillería en Michigan: grandes gastos en anuncios por radio y televisión, que los llevó a la victoria en estados clave como Florida y Iowa.

Michigan, donde nació y creció Romney, parece tornarse un estado decisivo para el precandidato, quien no acaba de convencer a los republicanos de que es el hombre indicado para disputar la Casa Blanca con el presidente demócrata Barack Obama, en noviembre.

La organización periodística Politico reportó que el comité de acción política (Super PAC) que apoya a Romney gastará cerca de medio millón de dólares en ese estado durante la semana del 14 al 20 de febrero, lo que representa una escalada considerable de los niveles de sus gastos.

Además, la campaña de Romney parece estar preparando una serie de ataques contra Santorum, tratando de retratarlo como alguien que nunca ha dirigido nada más grande que una oficina del Senado.

"Santorum es una pizarra en blanco, así que todo el mundo está proyectando lo que quiere sobre él, puesto que es el último anti-Romney", dijo un consejero del ex gobernador de Massachusetts, citado por el sitio web especializado en política Buzzfeed. "Santorum será presentado ante personas que no lo conocen", agregó.

Santorum, un cristiano conservador, parece haberse beneficiado de su imagen de político con raíces en la clase trabajadora de Pensilvania.

Su liderato en los sondeos se produce tras una súbita irrupción de acalorados debates nacionales en torno a temas culturales, religiosos, sobre matrimonio entre homosexuales, contracepción y derechos de la mujer.

La posición de Santorum en estos temas hicieron que se perfilara como el único precandidato consistentemente conservador en el espectro republicano.