San Petersburgo, la segunda ciudad más importante de Rusia, anunció este lunes que exigirá un pasaporte sanitario para numerosas actividades sociales y culturales ante el aumento explosivo de casos de Covid-19 en este país, donde la vacunación avanza lentamente.

A partir del 1 de noviembre se exigirá este certificado para acceder a eventos deportivos y culturales que reúnan a más de 40 personas, indicó Boris Piotrovski, vicegobernador de la antaño capital imperial, en un mensaje en Telegram.

Este certificado, del que disponen las personas con una pauta de vacunación completa o con un test negativo reciente, también será necesario a partir del 15 de noviembre para ir a una piscina, gimnasio, teatro, cine o museo.

Y a partir del 1 de diciembre se exigirá en los restaurantes y tiendas.

Rusia registró el lunes un récord de positivos diarios del coronavirus, con 34,325 casos y 998 muertes, según datos oficiales.