Las Vegas. Donantes republicanos de las principales corrientes y funcionarios electos mostraron su apoyo para el senador Marco Rubio, en medio de una creciente sensación de que es la última y mejor oportunidad de evitar que Donald Trump sea elegido como el candidato republicano.

Pero el camino de Rubio sigue siendo estrecho y peligroso. Rubio aún no ha ganado un estado, las votaciones del 1 de marzo conocidas como Supermartes ofrecen pocas posibilidades para que lo haga. Y si Trump sigue acumulando victorias, será más difícil detener su progreso.

Cada vez más, se reconoce entre las élites republicanas que si Trump no se ralentiza a mediados de marzo, puede ser muy tarde para evitar que gane la nominación.

La ventana se está cerrando, y tenemos que actuar ahora , dijo Bobbie Kilberg, un importante donante republicano que se alineó con Rubio después que el exgobernador de Florida, Jeb Bush, abandonara la campaña el sábado.

La salida de Bush de la carrera ha armado a Rubio con un nuevo grupo de donantes y soporte político, necesarios en su campaña. Los que apoyaban a Bush eran reacios a cruzarse en el camino de Rubio, pero ahora se sienten libres para respaldarlo.

A lo largo del lunes, una serie de exapoyos de Bush de todo el país respaldaron al senador de Florida, entre ellos el excandidato presidencial republicano Bob Dole y el senador Orrin Hatch.

Del lado de los donantes de la industria financiera, Muneer Satter, quien también apoyaba a Bush, hizo una gran inversión a la campaña de Rubio en nombre de Jeb Bush.

Mientras tanto Rubio hizo campaña en Nevada, justo antes de los caucus de los cuales parecen favorecer a Trump, pero son pequeños e impredecibles. Pero la meta primordial de Rubio son las votaciones del 1 de marzo, el llamado supermartes, en donde busca superar el umbral requerido. Más allá de eso, Rubio está mirando a los estados ricos en delegados, como Florida y Ohio, el próximo 15 de marzo

Rubio también dejó entrever que sólo era cuestión de tiempo para que John Kasich y Ben Carson también se retiraran de la contienda presidencial.

Sugirió que sería mejor terminar con los lloriqueos y que mientras más pronto nos podamos unir, seremos un mejor partido en general .