En un intento de reunir a nuevos seguidores previo a una primaria crucial para los dos principales candidatos republicanos a la presidencia, Rick Santorum y Mitt Romney trataron de destruir mutuamente la buena fe que tienen los conservadores en ellos.

Con sus fortunas cambiando constantemente a tan sólo tres días de la primaria de Michigan, los candidatos se enfrascaron en una seria de ataques personales durante sus discursos ante más de 1,000 activistas del Tea Party. Santorum acusó al exgobernador de Massachusetts de ser un conservador falso, cuya historia lo dejaría vulnerable como el abanderado del Partido Republicano.

Descalificado, descalificado, descalificado , dijo enérgicamente Santorum mientras enumeraba temas de la propuesta de Romney, incluido su plan de salud, el cual afirmó haría imposible que Romney marcara un claro contraste contra el presidente Obama en las elecciones generales.

¿Por qué habríamos de hacer eso? ¿Por qué habríamos de nominar a una persona quien es particularmente incompetente para asumir los grandes temas sobre el control que debe tener el gobierno sobre nuestras vidas? Preguntó Santorum, cuya ventaja en las encuestas a nivel nacional en Michigan se ha evaporado, durante el Forum de Estadounidenses por la Prosperidad.

Romney no se anduvo con rodeos cuando se subió al mismo escenario una hora más tarde. Afirmó que el exsenador de Pennsylvania había sido corrompido por la cultura de la información privilegiada de Washington, así como también se involucró en casos en los que había violado sus propios principios.

Romney cuestionó el endoso que dio Santorum a Arlen Specter, en lugar de a los candidatos más conservadores en la carrera presidencial republicana de 1996.

Había otros conservadores contendiendo, como Bob Dole, pero no los apoyó , expuso Romney.

Santorum recibió una respuesta más entusiasta de la audiencia mientras destacaba las continuas dificultades de Romney en ganarse a los votantes más conservadores. Pero mientras criticaba duramente a Romney en temas como los impuestos, parecía transmitir su preocupación por el momento por el que pasa Romney.