Donald Trump sigue dirigiéndose a donde ningún reciente candidato a la presidencia ha ido antes, enfrascando al Partido Republicano y a la nación en otra ronda de debates sobre la inmigración tumultuosa, la identidad nacional, el terrorismo y los límites de la tolerancia.

El llamado de Trump para prohibir la entrada de los musulmanes a EU marcó una escalada repentina e importante y en este caso una que envió ondas de choque a todo el mundo en la retórica inflamatoria, y a veces demagógica, del candidato que sigue a la cabeza de prácticamente todas las encuestas nacionales y estatales.

Desde el día en que anunció su candidatura, en junio pasado, Trump ha llegado continuamente a los límites de lo que un candidato puede decir y hacer con una aparente impunidad política. En ese sentido, ha jugado con un conjunto de reglas diferentes. A raíz de su última provocación, surge la pregunta de nuevo: ¿Será éste el momento de detenerlo?

Los que ya están atraídos por Trump han demostrado una notable disposición a aceptar lo peor y continuar apoyándolo.

A pesar de que Trump buscó el martes suavizar un poco lo que había dicho un día antes, las condenas continuaron. Obtuvo reproches del todo el mundo, desde los líderes de dos de los aliados más importantes de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, hasta los refugiados sirios en Valle de Bekaa, en el Líbano. Rara vez un candidato presidencial ha generado tanta alarma en el extranjero como lo ha hecho Trump.

Para la mayoría de los rivales de Trump en las primarias republicanas, y para muchos otros correligionarios, no obstante, el magnate se pasó de la raya.

Donald Trump está trastornado , expresó Jeb Bush en su cuenta de Twitter. Sus propuestas no son serias .

El presidente del Partido Republicano de Carolina del Sur, Matt Moore, cuyo estado es el tercero donde habrá elecciones internas con miras a la selección del candidato partidario a la Presidencia, dijo que en mi condición de conservador que se preocupa por la libertad religiosa y la retórica, las malas ideas de Donald Trump me provocan escalofríos .

Las condenas casi unánimes de republicanos, demócratas y expertos en inmigración y en cuestiones legales, sin embargo, no parecen afectar a Trump, quien en un acto en Carolina del Sur, reiteró su propuesta de impedir el ingreso de musulmanes a EU hasta que nuestros representantes sepan lo que está sucediendo . Insistió con sus comentarios el martes por la mañana en entrevistas televisivas.

Trump ya había sido criticado por sus propios correligionarios en el pasado por sus comentarios sobre los musulmanes, pero nunca con la misma velocidad e intensidad.