La mayoría de los estadounidenses aseguró que si el país se dirige al precipicio fiscal el 31 de diciembre, los republicanos del Congreso deben soportar el peso de la culpa, según un nuevo sondeo de The Washington Post y el Centro de Investigación Pew, la última señal de que el Partido Republicano se enfrenta a un peligroso rumbo en cuanto al tema de aquí al final del año.

Mientras que 53% de los encuestados expuso que el Partido Republicano perderá (y debe de) el juego de la culpa en tema del precipicio, sólo 27% indicó que el presidente Obama merece más culpa al respecto. Aproximadamente, uno de cada 10 (12%) voluntarios respondió que ambas partes son igualmente culpables.

Esas cifras son prácticamente iguales a las de una encuesta Post-Pew realizada hace tres semanas y sugieren que durante todo el jaloneo que ha habido en Washington con respecto al precipicio fiscal ha habido poco movimiento en la percepción pública. Los números también explican por qué los republicanos en privado se preocupan por los peligros políticos de ir en dirección al precipicio, mientras que los demócratas son más optimistas acerca de esta perspectiva.

La cuestión de la culpa es tanto más relevante porque casi la mayoría (49%) de los encuestados espera que llegue la fecha límite del 31 de diciembre sin lograrse un acuerdo, mientras que 40% espera que se logre un consenso. Tal vez como un indicio de qué lado cree que tiene la sartén por el mango en las negociaciones, 55% de los demócratas autoidentificados cree que habrá un acuerdo, mientras que sólo 22% de los republicanos piensa lo mismo; 37% de los independientes espera un acuerdo, 52% no.

También parece haber una desconexión entre la sensación general de que caer en el precipicio fiscal sería malo para el país y un reconocer lo que significaría para las vidas de las personas.

Aproximadamente, dos terceras partes de los estadounidenses respondieron que el no lograr un acuerdo el 31 de diciembre tendría graves consecuencias para la economía de EU, pero sólo 43% cree que tendría un efecto importante para sus finanzas personales -esto a pesar del hecho de que los impuestos subirían para la gran mayoría de la población el 1 de enero si no puede alcanzarse un acuerdo.

Los republicanos son muy conscientes de que el público parece dispuesto a echarles la culpa si no se concreta un acuerdo sobre el precipicio. Ésa es la razón por la que la que el representante republicano, John Boehner, ofreció ayer una contrapropuesta a la presentada la semana pasada por el presidente Obama.

Simplemente, el dejar que haya una estancamiento durante los próximos 10 a 14 días es inaceptable para los republicanos, que saben que tienen que hacer todo lo posible para evitar el precipicio -y ser culpados del problema que aparentemente se dirige hacia ellos.

Las cifras entre los partidarios

  • 55% de los encuestados que se identificaron como demócratas confía en que se logre el acuerdo.
  • 22% de los republicanos piensa positivamente con respecto al acuerdo.
  • 52% de los identificados como independientes consideró que el acuerdo no se logrará.

Con información de Chris Cillizza, Blake Aaron y Sean Sullivan