La reina Isabel pasó una noche en el hospital para someterse a estudios preliminares, pero regresó al castillo de Windsor este jueves y se encontraba de buen humor, informó el Palacio de Buckingham.

"Siguiendo el consejo médico de descansar durante unos días, la Reina asistió al hospital el miércoles por la tarde para algunos estudios preliminares y regresó al Castillo de Windsor a la hora del almuerzo, y sigue de buen humor", informó el Palacio.

Una fuente real dijo que la reina se había quedado en el hospital por razones prácticas y que su equipo médico había adoptado un enfoque cauteloso.

Ella regresó a su escritorio para trabajar el jueves por la tarde y estuvo realizando algunas tareas livianas, dijo la fuente. 

La reina Isabel pasó el martes por la noche organizando una recepción en el Castillo de Windsor para líderes empresariales multimillonarios como Bill Gates después de que el primer ministro, Boris Johnson, convocara una conferencia de inversión verde antes de la cumbre climática COP26.

La reina parecía gozar de buena salud en ese momento, sonriendo alegremente al recibir a los invitados.