Con la llegada de Joe Biden, quien jurará este miércoles 20 de enero como el presidente número 46 de Estados Unidos, hay expectativas de que haya una mejor coordinación en materia de seguridad y se dé un mejor tratamiento al tema migratorio con México.

Juan Carlos Barrón, investigador y especialista en el Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, destacó que la relación bilateral es importante para ambos países aunque seguramente cambiará de forma y fondo durante el periodo de Biden.

“Si México pudo enfrentar el reto diplomático con Trump se espera que aunque haya cambios con el nuevo gobierno se lleve una buena relación. Al parecer el equipo de la Secretaría de Relaciones Exteriores sigue trabajando para mantener una buena relación diplomática”, dijo.

Se esperaría que el gobierno de Biden de el primer para que se puedan saber los lineamientos tanto en migración como en seguridad, “dos temas de los cuales estaremos al pendiente y que muy probablemente enviará señales claras acerca de si realmente habrá un cambio en la política estadounidense”, destacó. Puntualizó que por el caso de la difusión del expediente contra el general Salvador Cienfuegos si haya desconfianza al principio.

Gabriela de la Paz, profesora en el Tec de Monterrey y experta en política exterior de Estados Unidos, consideró que con Biden habría oportunidad de buscar una manera para permitir que los dreamers se queden de manera permanente en EU, que incluso puedan conseguir la ciudadanía, así como retomar las facilidades de acceso a visas de estudiantes pues EU se ha beneficiado con la fuga de talentos.

En cuanto a la política de Remain in Mexico, la experta prevé que o habrá cambios sustanciales ya que aunque ha sido una medida criticada por varios demócratas, demócratas finalmente es algo que favorece a EU.

“La presión hacia México en el tema migratorio va a ser firme pero no grosera como fue el caso de la administración Trump”, dijo la académica del Tec.

Primeros 100 días de gobierno

La pandemia de Covid-19, la distribución de vacunas y el impacto económico de ésta en el país serán unos de los retos que el demócrata enfrentará en los primeros 100 días de su gobierno por lo que se vaticina que Biden priorizará la política interna.

“Biden tendrá que hacer un balance de las prioridades lo cual se puede lograr pues los asuntos internos tanto los externos son importantes, aunque lo más probable es que le dé prioridad a los asuntos internos porque finalmente los ciudadanos son los que votan y no el resto del mundo”, consideró la internacionalista. “Pero también tiene que atender a los aliados que tiene en el exterior como Reino Unido, aliados que forman parte de la OTAN, tomar en cuenta a México y Canadá porque son socios comerciales importantes”, concluyó.