Londres. La independentista catalana Clara Ponsatí, residente en Escocia y reclamada por la justicia española por el intento de secesión en 2017, no se entregará el día de hoy a la policía como tenía previsto, anunció su abogado, alegando problemas con la orden de detención.

El Tribunal Supremo español emitió el lunes la euroorden contra Ponsatí, exconsejera de Educación del gobierno catalán que hace dos años organizó un referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia, y otros dos independentistas residentes en Bélgica, Toni Comín y Lluís Puig.

Ponsatí, profesora de Economía en la universidad escocesa de St Andrews, había previsto presentarse voluntariamente ante la policía el jueves en Edimburgo, de cara a su detención y presentación ante un juez.

Sin embargo, su abogado Aamer Anwar anunció que dicha entrega fue “provisionalmente” aplazada al 14 de noviembre debido a que la orden de detención tuvo que ser devuelta a España por falta de claridad.

En el documento remitido a España desde Reino Unido a través de la red Sirene de cooperación policial europea, y consultado por AFP, puede leerse que en la petición española de extradición “falta información esencial”.

“La petición no ofrece suficiente detalle sobre la naturaleza del delito. También carece de una descripción del momento y el lugar en el que se cometió el delito”.

Agrega que la solicitud de extradición “debe mostrar también una conexión clara entre el delito y el individuo citado”, e insta a las autoridades españolas a facilitar todos esos detalles “de forma urgente”.

Así pues, informaron fuentes del gobierno español, “la solicitud cursada sigue pendiente de ser admitida” por las autoridades británicas.

Reino Unido rectificó; había dicho que la euroorden era desproporcionada. Después pidió disculpas. Dijo que carecía de información esencial.