Caracas. El gobierno de Nicolás Maduro acusó este fin de semana al líder opositor Leopoldo López de planificar una fallida incursión armada a Venezuela en la residencia del embajador de España en Caracas, donde está en calidad de huésped desde hace más de un año, lo que el dirigente tildó de “mentiras”.

“¿Está de acuerdo el embajador de España (Jesús Silva), está de acuerdo el gobierno de España, con que en su sede, en la sede de su residencia, se hayan dado estas reuniones donde Leopoldo López iba evaluando: cuánta gente puedes matar tú, cuánta gente puedes matar tú, cuántas bombas puedes poner tú, cuántas bombas puedes poner tú, cuánto me vas a cobrar?”, dijo el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, en una declaración en el palacio presidencial en Caracas.

Rodríguez se hizo eco de un artículo del diario estadounidense The Wall Street Journal que indica que López, mentor político del jefe legislativo opositor Juan Guaidó, “estuvo detrás de un esfuerzo de meses para contratar mercenarios a fin de derrocar” a Maduro, que derivó a principios de mayo en una desmantelada incursión marítima.

De acuerdo con la publicación, López y otros aliados analizaron “al menos seis propuestas” de compañías de seguridad privadas.

Según el gobierno socialista y reportes de prensa, Guaidó -reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos- terminó firmando un contrato con la empresa Silvercorp USA.

Las acusaciones “son falsas”, respondió López, quien está en la residencia del embajador de España desde que escapó de su arresto domiciliario durante un fallido alzamiento de un grupo de militares, en apoyo a Guaidó, el 30 de abril del 2019.

“La dictadura ha buscado involucrarnos en sus mentiras para justificar la persecución en contra de los partidos políticos democráticos. Su aparato de propaganda se ha dedicado a desinformar”, publicó en Twitter.

Zapatero sigue con Maduro

El expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que hay gobiernos que se arrepienten de haber reconocido al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela a principios del 2019.

“No sé si lo dirán en público, pero esa reflexión está presente”, aseguró Zapatero durante una entrevista con la emisora argentina Radio La Pizarra.

Zapatero mantiene vínculos con la dictadura de Maduro y su apoyo le ha otorgado al régimen lo que más desea y valor le da: tiempo.