Moscú. Rusia anunció el día de ayer 22 de abril, que comenzará desde hoy a retirar sus tropas cerca de la frontera con Ucrania dando por terminadas unas maniobras militares, decisión de la que se felicitó Ucrania por "reducir la tensión".

La presencia de decenas de miles de soldados cerca de Ucrania --que combate en el Este del país a separatistas prorrusos-- había alimentado las tensiones y las críticas recíprocas entre Moscú, por un lado, y los occidentales y la propia Ucrania, por el otro.

Pocas horas después del anuncio ruso, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, se congratuló por la retirada de las tropas rusas, ya que "conduce a una reducción proporcional de la tensión".

Kiev había expresado previamente su temor a una "invasión", aunque el Kremlin aseguró que "no amenaza a nadie".

"Las tropas han demostrado su capacidad de garantizar una defensa fiable", dijo el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, en un comunicado en el que explicó que había dado la orden de que regresen a "sus bases permanentes" a partir del día de hoy.

Putin se declaró dispuesto a recibir en Moscú "en cualquier momento" a Zelenski, para hablar de relaciones bilaterales, pero del conflicto en el Este de Ucrania le sugirió que hable con los separatistas.

"Si se trata de hablar de relaciones bilaterales, desde luego, estamos dispuestos a recibir en Moscú al presidente ucraniano en cualquier momento", aseguró Putin.

Antes del anuncio del final de las maniobras rusas, militares ucranianos destinados cerca de la localidad de Pisky, en la periferia de Donetsk, feudo de los separatistas prorrusos, expresaron sus dudas de que el conflicto pueda resolverse mediante el diálogo.