El presidente ruso Vladimir Putin obtendría un cuarto mandato el domingo, que lo dejaría en el poder hasta el 2024, al cabo de una campaña sin suspenso en la que se buscó ante todo garantizar una participación satisfactoria en medio de un clima de extrema tensión con Occidente.

Mientras que en Londres y Washington lanzaban sanciones a Rusia por el tema del exespía envenenado en el Reino Unido, Putin terminaba su campaña el miércoles con una visita a Crimea, península ucraniana que el domingo participará en la elección presidencial rusa por primera vez desde su anexión hace cuatro años.

“Con esa decisión restablecieron la justicia histórica, interrumpida en la época soviética”, declaró el miércoles Putin ante partidarios en Sebastopol. “Mostraron al mundo entero lo que es una verdadera y no una falsa democracia”.

Putin, con 65 años, de los cuales ha estado 18 como presidente o primer ministro, suma el periodo más largo en el poder de un dirigente ruso desde Stalin. De ganar, iniciaría su cuarto periodo.

Desde la península de Kamchatka al este hasta el enclave de Kaliningrado al oeste, los 107 millones de electores del inmenso país con 11 husos horarios comenzarán a votar a las 8 de la mañana.

El último sondeo del instituto VTsIOM otorga a Putin 69% de intención de voto. El segundo, del Partido Comunista Pavel Grudinin, obtendría alrededor de 7% y el tercero, el ultranacionalista Vladimir Zhirinovski, obtendría alrededor de 5 por ciento.