Moscú. El presidente ruso Vladimir Putin comienza este lunes su cuarto mandato presidencial, por el cual se mantendrá al frente de Rusia hasta el 2024, después de haber dirigido el país durante 18 años, ya sea desde la Presidencia o la jefatura del gobierno.

Putin fue reelegido en marzo con 76.7% de los votos para un nuevo mandato, su mejor resultado electoral.  Con todo, desde que llegó al poder, Putin volvió a darle un rango internacional a Rusia al precio de tensiones crecientes con los países occidentales, como cuando en 2014 decidió la anexión de la península ucraniana de Crimea.

Ese episodio le valió a Moscú varias tandas de sanciones, que lesionaron su economía. El PBI apenas volvió a crecer en 2017, con 1.5% de alza tras dos años de contracciones cercanas al 4%. Pese al crecimiento, el alza del PBI está lejos de la media del 7% del inicio del mandato de Putin.

Tras la elección en marzo, la oposición y ONG rusas denunciaron muchas irregularidades, como el rellenado de urnas y el traslado de electores en autobuses.

La ceremonia de investidura estuvo precedida de una serie de manifestaciones contra Putin, organizadas el sábado en todo el país y convocadas por el opositor Alexéi Navalni, que fue detenido, así como más de 1,500 de sus partidarios.

Estas manifestaciones, prohibidas por las autoridades, fueron dispersadas por la fuerza.

Putin permanecerá en el cargo hasta el 2024, año en el que festejará sus 72 años. Salvo que se reforme la Constitución, Putin no podrá volver a presentarse en 2024.